lunes, 17 de febrero de 2014

VIDA INSÍPIDA (CONVOCATORIA JUEVERA)














































propone y coordina
nuestra amiga MARIBEL LIRIO
desde su blog SOLILUNA




                               














            VIDA INSÍPIDA

           (y como salir de ella sin morir en el intento)

















Hoy es el peor día de mi vida. Me duele la espalda, estoy con una neuralgia de que te cuento, no dormí en toda la noche soñando despierto con mi tio el banquero. ¡Mi Tío! ¡ese si que no te perdona un mango! Sabe que estoy al borde de la ruina y, como tuve que caer en el, tiene la osadía de mandarme a los abogados.... ¡si eso es un tío! ¡yo soy  San Bartolomé!

Mi trabajo en el archivo es una porquería, lo mas tedioso no es aguantar el olor de los expedientes, si no a la gente... ¡tan estúpida! ¡ siempre las mismas preguntas bobas!

¿Porqué será que mis amigos no me visitan?

Encima vivo solo en mi casa y tengo un compromiso con una tal Maribel que quiere que le escriba un relato. ¡Un relato! ¿quien se cree que es? ¡Esos de la Compu son insoportables!

Además tengo que darle de comer al gato! ¡A ese gato que me encajó de regalo la  vecina coqueta!

¡Menos mal  que vivo solo! ¡Porque vivir acompañado debe ser inaguantable! ¡con esta vida aburrida!

-----------

¡Ahí está ladrando el perro! ¿Quien será? Me asomo por la ventana..... ¡La vecina! ¿Que quiere ésta ahora? ¡A esta hora! ¡ahora que!!!! ................¿Que bicho le habrá picado?..............

Bueno.... Está bien..... ¡pase señora! .... 

(Toda perfumadita ella, trayendo una bandeja de comida ... mmmm ¡que olorcito!)........

-------------

¡Señora! ¡Que hace! ¡Que es ese beso! ¡Señoraaaaa!

------------
------------

¡Que lindo dia tenemos hoy! ¡Nunca había visto un amanecer tan lindo!



                                                     LAO PAUNERO

18 comentarios:

Tracy dijo...

Ya te digo... si le alegró las pajarillas.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Fue muy conveniente la cercanía de esa vecina coqueta.

Ese personaje se va quejar más cuando yo sea el anfitrión.

censurasigloXXI dijo...

Ah, el picarón... tanto rezongar y mira lo que le hacía falta, jajajaa!

Un saludo y tu cafelito.

Pluma Roja dijo...

Simpático relato éste.

Felicitaciones Lao.

Un saludo cordial.

Valaf dijo...

Dulce respiro ante semejante hartazgo, LAO, jajajajaja...

Juan L. Trujillo dijo...

Siempre hay buenas samaritanas que hacen posible que la soledad triste se acabe con una buena comida, un perfume , un beso y todo lo que puede dar de si una noche de pasión y convivencia.
Suerte de haberla encontrado.
Un abrazo.

Maribel Lirio dijo...

Me has dibujado una sonrisa en un día insípido.
Un abrazo.

Montserrat Sala dijo...

Bueno, al fin y al cabo, tu vida no es tan aburrida ni tan insípida. ES como la de muchos. Yo conozco hombres solos, que nadie les pide que ecriban un relato,ni tampoco una vecina coqueta.
No te puedes quejar amigo.
Un abrazo

maria cristina dijo...

ja ja ja, muy bien Lao! Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Bueno, esa vida tediosas se animó un poquito.
Muy divertido de leer
Un abrazo

Fabián Madrid dijo...

Me alegra que salgan vidas insípidas y animadas.
Un abrazo.

magu dijo...

DON LAO
Y bue, ¡ el hombre tenía una vida insípida pero la vecina le puso pimienta, jaja (qué buena onda la vecina, también)

LAO
besos a ADELA y a los chicos

G a b y* dijo...

Le taparon la boca al señor quejoso! Jajaja! Muy bien narrado Lao, la desesperación de ese hombre ya desmoralizado totalmente, soso hasta la médula, me estaba desesperando a mí. Y bueno, nunca falta quien venga a aportar el picante! Genial!
Besos!
Gaby*

Charo dijo...

Hay personas que además de una vida insípida tienen una mala leche que no hay quien los aguante, menos mal que éste encontró una alegría en su vida. Muy bien contado Lao!

Pepe dijo...

Bueno, bueno. No veo la vida aburrida asomando por ningún ríncón de tu relato, Lao. Al menos tu relato me ha parecido divertido y encima con un final más que apetitoso proporcionado por una inesperada visita.
Un fuerte abrazo.

Vaeneria Ángel dijo...

Otro ejemplo de que a veces cuando estamos al borde de la locura por la rutina, aparece alguien que nos da un regalo inesperado: un rato de su tiempo, el suficiente para hacernos revivir. Gracias, Lao por este relato. Me encantó!
Saludos :)

Alfredo dijo...

Todo muy surrealista y divertido. Parece tocada de la mano de Buñuel o Fellini, esta historia tan histriónica con final feliz.

Abrazos

San dijo...

!Lo que cambia la vida con un bes! jajajaja,al final cambió su vida, la vecinita coqueta.
Divertido Lao.
Un abrazo.