miércoles, 5 de febrero de 2014

EN PRISIÓN (SUGERENCIA DE LOIS Y CLARK)















EN PRISIÓN











                      "DICEN QUE LA JUSTICIA ES CIEGA"

Supongo que será por eso que la representan con los ojos vendados. Tal vez en algunos casos no se quiere ver la realidad, por ignorancia o comodidad.


Esta narración está elaborada en base a algunos hechos reales con tintes de  fantasías para poder explicarme mejor...

  
          














Me contaba Nito su historia, el lenguaje con que la transcribo no se ajusta del todo a su modo sencillo de hablar, dado el ambiente en que se crió y a su escasez de escolaridad......

"Cuando era un botija, éramos mi hermana mas chica y yo. Estando en mucha pobreza hubo veces que dormíamos bajo un árbol junto a mi mamá, que fue la que siempre nos acompañó y nos dejó grandes buenos consejos y ejemplos; otras veces abajo de un puente, en un vagón de ferrocarril o en la calle contra las paredes.

"Cuando ella se murió deambulábamos por la calle desde que yo tenía unos catorce años y mi hermana creo que ocho, hasta que encontramos una casilla vacía por puro milagro. Comentaban en la villa que había sido de un viejo ya muerto que traía mala suerte y que por eso nunca nadie la quizo ocupar hasta que llegamos nosotros muy necesitados. Mi mamá nos había dicho cuando enfermó, que ella desde el cielo nos cuidaría si se lo pedíamos.

"Yo hacía pequeños trabajos para la misma gente pobre, que era generosa con nosotros y siempre me pagaban algo o nos daban de comer. 

"Una noche vi que unos pibes dejaron un paquete grande en la calle y se fueron corriendo. Inocentemente me acerqué a ese envoltorio que creo que era un televisor robado o algo así; me di cuenta después, porque enseguida apareció la policía que venía siguiendo a esos chicos y por la fuerza me llevaron en el patrullero culpándome y quedé anotado en unos libros que había en la Comisaría. 

"Una vecina cobijó a mi hermana y al año o mas de estar encerrado en un instituto ella misma consiguió que me liberaran. Sería largo de contarte todas las cosas feas que aprendí en ese tiempo antes de salir. Algunos me dicen que soy medio tontito porque estuve encerrado; pero yo creo que pienso bien y que mucho se lo debo a mi mama que me 'puso un buen corazón adentro mío'

---------

"Conseguí estar de nuevo con mi hermana y la protegía como un padre, viviendo en la misma casilla de antes. Dos perros de la calle nos cuidaban porque les compartíamos la comida que eran los restos de una carnicería; pero vivíamos con mucho miedo.

"Conocí a algunos chicos malos de los que tuve que hacerme amigo para que no nos hicieran nada ellos mismos. Hasta que un día a mi me encerraron en el baño y le bajaron la bombacha a mi hermana y yo me desesperé por todo lo que le hicieron y traté de consolarla.....

"Al día siguiente la llevé a escondidas con la misma señora vecina y yo volví y me quedé en la casilla con los dos perros. No me fui con mi hermana para que  no le volvieran a hacer nada. La vecina era muy pobre  y pasaba grandes necesidades; no le desconfiaba porque era muy buena y había sido amiga de mi madre, dijo que de algún modo se iba arreglar para alimentarla, porque, me dijo que 'en esos casos, un pobre obtiene mas que un rico'; no me denunció porque entendió que iba a ser peor para los dos por lo que nos podría llegar a pasar con esa pandilla.

----------

"Un día golpearon a la noche en la puerta de la casita y era uno de los chicos que había agarrado a mi hermana, quien entró y me forzó a que le guardara un revólver diciendo que no me iba a pasar nada. Yo tuve que aceptar muerto del susto. El arma quedó escondida allí por mucho tiempo, tanto que casi me había olvidado. La había puesto debajo de una baldosa del piso en un agujero.


"Pasados unos años cuando salí a cazar con los perros, que para entonces eran cuatro, encontré adentro de un auto abandonado en un monte, una pila de dinero que se veía desde la ventana.Lo agarré para llevárselo a mi hermana para que no pasara hambre. Total está perdido pensé con inocencia sincera, y a la vez la situación me había puesto ciego, ya que estaba bastante desesperado. Al día siguiente le lleve la plata a la señora, sin saber cuanto era, porque no tenía idea de como se contaba. Por la cara de Ña Juana, que así se llamaba, me pareció que era mucho. Antes de que me volviera compró mucha comida para mi y me la llevé en una bolsa grande para mi rancho. Y al saludarme me dijo que volviera cuando necesitara mas. Aunque no tenía que decirlo, porque cada vez que podía iba, a escondidas de los pibes malos, a visitar a mi hermana Nita que así se llamaba.


----------


--Antes de seguir con la historia, te voy a contar que la mamá de nuestro amigo, Ña Julia, era muy alegre a pesar del sufrir y les había puesto esos nombres con humor, ya que no eran los que figuraban en los documentos. Para que me entiendas te voy a decir que él era el hermaNITO y ella era la hermaNITA, Nito y Nita.


----------



"Cuando pasaron casi un año o mas creo, golpearon la puerta durante la noche, hasta que la derribaron. Entró la policía diciendo que buscaban un arma; era el revólver que me habían dejado para que cuidara hacía tanto tiempo. Cuando lo encontraron, me llevaron para hacerme preguntas y me creyeron lo del arma. Pero como estaba muy asustado por lo de la plata que me había llevado del auto, creyendo que sabrían algo, se los confesé porque mi mamá me había enseñado a no mentir, entonces se los dije SIN NECESIDAD YA QUE NO SABÍAN NADA DEL ASUNTO y después me di cuenta que no era lo que buscaban, ya que no sabían nada del dinero.


------------



"Estuve PRESO por robo diez años en la cárcel de mayores porque ya tenía dieciocho años, pero no tenía conocimiento para darme cuenta de que me estaban culpando por el delito de otra persona y no te cuento las cosas que tuve que pasar porque me da vergüenza, hasta que aprendí a defenderme......



------------



"Hoy estoy libre desde hace mucho y organicé mi vida laburando como cartonero, haciendo changas y portándome bien, tal como nos enseñó mi mamá. Tengo cuarenta y cinco años. Vivo en el mismo ranchito de siempre arreglado por mi, con una mujer y tres hijitos, ya que la gente sigue teniendo miedo de ocuparlo y yo no. Debe haber algún Diosito que me lo guardó.



------------



"A mi hermana no la volví a ver nunca mas, a pesar de haberla buscado hasta el cansancio.....

"Todavía me sigo despertando a la noche, muy asustado, con recuerdos del Instituto y La Prisión; cuando me doy cuenta de que ya no estoy encerrado me voy tranquilizando y me duermo de nuevo....."   




       gracias por leer

                                  Lao Paunero

26 comentarios:

Ester dijo...

Gracias por escribir. Un relato tan tierno como duro, con detalles de un vida que seguro es la de alguien. Un abrazo

sofya dijo...

Una historia conmovedora y como siempre la pregunta: ¿es justa la justicia?...Por lo menos el protagonista ha hecho un gran aprendizaje vital de todo lo que le ocurrió aunque en el camino haya perdido a su hermana.

Me ha encantado Lao.
Un abrazo

Alfa Fon-Amor dijo...

Dura historia has escrito hoy,cosas reales que hay que saber que existen,gracias por compartir,abrazo

Tracy dijo...

Una historia que estremece el alma.

Charo dijo...

Una historia triste y conmovedora, y es que hay personas que tienen marcado su destino desde su nacimiento.

Sindel dijo...

Un relato fuerte, con un roce muy cercano a la realidad de mucha gente. Se me ponían los pelos de punta a medida que iba leyendo y adivinando las aberraciones por las que pasaron esos dos chicos, tanto él dentro de la cárcel, como su pobre hermana. Una vida dura, pero lo bueno de esto y lo que más me gustó es que a pesar de tantas cosas dolorosas, pudo seguir siendo una buena persona.
Te felicito Lao. Un abrazo.

Cecy dijo...

Es un relato duro, real que te deja viendo y sintiendo lo injusto que son los que deciden que esta bien o esta mal, cuando hay muchos que no tienen opción de elegir.

Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Lao, utilizando palabras que enganchan por su frescura directa, describes la biografía de un fracaso injusto y verdadero.
Doloroso testimonio muy bien escrito.
Un beso.

censurasigloXXI dijo...

Tan cerca de la realidad que asusta, amigo mío.

Un café y tu abrazo de hoy.

maria cristina dijo...

Bueno Lao, es una historia muy triste sin dudas, pero admirables el valor y los valores de este muchacho, un abrazo!

Alicia Gonzàlez dijo...

Como tú muy bien reflejas la vida es dura, sobre todo para algunas personas. Un besote

Abuela Ciber dijo...

La dureza dela vida la has plasmado hoy.

Saludos

Carmen Andújar dijo...

Me ha gustado mucho tu relato. Desde luego hay más de una persona que no merecen estar en la carcel y allí acaban sobre todo por su pobreza, en cambio otros que tienen mucho dinero, por muchas cosas oscuras que hagan, con los buenos abogados de que disponen,nunca pagan.
Un abrazo

Pepe dijo...

Mer has recordado el refrán: No son todos los que están, ni están todos los que son. Relato de una vida condenada a sufrir desde sus inicios, dominada por el infortunio y la desgracia, como tantas otras. Viene a demostrar, una vez más, que aunque no es totalmente determinante, el hábitat en el que crecemos influye de manera casi siempre decisiva en nuestras vidas.
Un fuerte abrazo.

G a b y* dijo...

El que la historia tenga sus raíces verdaderas, la hace más conmovedora, pero la has relatado de manera de casi sentir, a ese hombre, narrar todos los vericuetos de su vida. Es triste que alguien desde la infancia y por las circunstancias que sin querer lo fueron llevando, tenga que pasar experiencias semejantes.
La vida, muchas veces, es demasiado dura para algunas personas. Siempre un gusto leerte Lao.
Besos!
Gaby*

Neogéminis dijo...

una historia que duele al leerla...se puede sentir la verídica angustia de sus personajes.
Un abrazo

Mar dijo...

Que vida más miserable le ha tocado vivir. Si no tenía bastante con la pobreza, la vida o las circunstancias le hicieron pagar los delitos de otros. Pobre hombre.

Bss.

Juan L. Trujillo dijo...

Hay veces en que la vida, esa ramera, se ceba con las personas y las persigue hasta la extenuación.
Menos mal que en este caso, aun con la tristeza de la desaparición de la hermana, el protagonista, nos da una lección de amor y ternura.
Enhorabuena, amigo.
Un abrazo.

Priego dijo...

Hola Lao, que historia más triste, es una pena que nunca volviera a ver a su hermana.
Un abrazo.

Lucia M.Escribano dijo...

Me quedo una sensación de impotencia ante la mala vida que les toco, algunas realidades dan para más de un relato ¿ Verdad amigo ?
Besos

Juan Carlos dijo...

Dando la vuelta al dicho, si naciste para clavo el cielo te da martillazos ... Unos hemos tenido la vida fácil, otros no.
Tu narración, excelente. Un abrazo.

rosa_desastre dijo...

Vestida con tanta ternura, tu historia que desgarra, me deja pensando en las injusticias de este mundo.
Un abrazo.

casss dijo...

Te felicito Lao, por lo conmovedor, por lo entrañable, por darnos ganas de proteger a ese "chiquilin" que seguía creyendo en lo que le enseñó su mamá a pesar de todo.También te felicito por la forma de contarlo.

besos

San dijo...

Una vida dura y triste, pero contada con tanta amabilidad que consigues que uno tome partido por sus protagonista.
Un abrazo.

Alfredo dijo...

Muy triste, demasiadas contrariedades para un solo corazón.
Relato duro y tierno a la vez.
La vida está llena de esos dientes de sierra, que nos marcan para siempre.
Abrazos.

Amapola Azzul dijo...

Eres un sol, besos.
Feliz semana.