jueves, 4 de diciembre de 2014

CARTAS























Definitivamente, el cartero era un importante personaje. Con su bicicleta  llegaba a todas partes. Los chicos corríamos hacia él.

Una carta tuvo siempre gran significación para la historia personal y para la gran historia de la humanidad.

El ritual de escribirla o esperarla ha generado siempre un gran espacio. Sobre todo cuando lo sentimental es protagónico.

--------

Una vez recibí una carta de Don Juan, un amigo entrañable entrado en años con quien me unía un fuerte lazo.... Esa fue una de las últimas antes de que el internet nos invadiera el planeta. En la misma me decía que estaba muy emocionado de que le hubiese enviado también por correo, algunas poesías. Pero se había confundido, ya que no había sido yo el que le había escrito. Guardé el secreto de su error, pero cuando falleció, su hija, también amiga, lo descubrió y se emocionó por mi silencio al revisar sus pertenencias....

----------

Las cartas son un mundo de misterios y sorpresas guardadas de una manera única.

---------

El ritual de las cartas son significativas en la vida de muchos y, a pesar de la evolución, en mi caso lo siguen siendo porque en ocasiones especiales las sigo usando por el valor que tienen. Si es posible en forma manuscrita. Hay cosas que deben conservarse siempre que se pueda. Y querer es poder.

-----------

La última que escribí fue a mi madrina que la recibió en sus noventa y cinco años; y a pesar de no poderla contestar, la mostraba contenta a quienes estaban cerca. No pude haberle hecho mejor regalo. 

------------

Entre las que conservo de chico, hay una en la que tenía once años estando en las Sierras de Tandil les escribí a mis hermanos menores, donde demuestro cariño....

-------------

También como cosa especial, están las cartas con Adela, hace cuarenta y cinco años y regularmente cada quince días hasta casarnos. Yo estaba viviendo en la Ciudad de Olavarría por cuestiones de trabajo, lugar donde vivimos los primeros años y nació nuestra hija mayor.

Desde luego, las cartas de ella estaban perfumadas, no hay razón para ocultarlo, porque estoy orgulloso y ancho por esas experiencias.

--------------

Dicen que las palabras habladas se están acumulando en la estratósfera. Pero las de ciertas cartas, quedan grabadas solo en el corazón y en los papeles raídos de las que aún se conservan..... ya que la tecnología no las pudo atrapar ... solamente algunos ángeles y hadas tienen el privilegio de leerlas... 


                      LAO  PAUNERO

20 comentarios:

Tracy dijo...

Me encantó tu homenaje a las cartas, como soy una romántica empedernida he de confesarte que por Navidad escribo de puño y letra mis felicitaciones, lo que me cuesta robarle horas al sueño, pero lo hago.
Un abrazo.

Ester dijo...

Me siento un poco fisgona, voy de blog en blog leyendo vuestras cartas, pero no soy chismosa y no contaré vuestros secretos. Yo aún le escribo cartas fisicas a mi madre. Un abrazo

Amapola Azzul dijo...

Dichosas palabras que leen solamente ángeles y hadas, besos.

Carmen Andújar dijo...

Tienes razón, esas cartas son algo especial, ese papel, ese escrito a mano, no hay nada igual.
Tienes razón, hay que guardarlas como un tesoro.
Un abrazo

YoSueño dijo...

A veces nos ponemos a buscar y siempre salen recuerdo que nos hacen recordar el pasado, las cartas es un hermoso recuerdo.Un Fuerte ABRAZO

AMBAR dijo...

Hola Lao.
Ya sé que no paso muy seguido y este espacio ni sabía que lo tenías ya ves, las alas del destino me ha traído aquí.
Para disfrutar de este derroche de sentimiento que pones en algo tan esperado como una carta, con ansia y alegría se escribían y recibían.
Ahora la tecnología, casi las borrado de nuestra vida.
Un abrazo.
Ambar

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Me parece lamentable que se haya perdido ese ritual del envío de cartas. Las ventajas de las comunicaciones actuales no alcanzan a emular el encanto y la magia que solían llevar y traer aquellos sobres amarillentos y hasta a veces perfumados.
=)

Pluma Roja dijo...

Las cartas. Me recuerdo que en una ocasión hice un viaje a nuestro hermano país del norte México, me comprometí con un novio escribirle todos los días. Dicho y hecho, enviaba una carta diaria hasta que volví a Guatemala.

¿Las leería? creo que sí.

Saludos Lao interesante esto de las cartas.

Un abrazo.

Leonor dijo...

Yo siento que las cartas manuscritas se hayan olvidado. Eran un documento único. No concibo que ya se esté hablando de no enseñar a los niños a escribir a mano.
Guarda bien esas cartas que solo algunos ángeles y hadas pueden leer

Un beso.

Sindel dijo...

Qué hermoso todo lo que contas! Yo también conservo un montón de cartas, de amores pasados, de amigos que viajaron, postales, cartas que mi hijo me escribía de chiquito. Todas en una caja cuidadosamente guardada. Cada tanto las releo, las huelo y siempre me emocionan.
Un abrazo!

Alfa Fon-Amor dijo...

Me gustó y me trajo recuerdos,abrazos

maria cristina dijo...

Lao, tengo mi "bolsa de recuerdos" con distintos trabajos de mis hijos cuando eran pequeños y las cartas de mi más querida amiga que hace años se fue a vivir a Mendoza, ahora nos escribimos por mail, no es lo mismo, me encanta releer sus cartas manuscritas, tienen otro sentimiento, un abrazo!

Musa dijo...

Sigo escribiendo a mano y mandando mis christmas cada año personalizados, se ríen de mí (por mi perdida de tiempo, dicen) pero año tras año los soporto orgullosa.
Felicidades por tan bellos recuerdos.

Saludos.

Natàlia Tàrraco dijo...

Es otro mundo, querido Lao.

Lo componían palabras escritas en caligrafía personal, estaban sometidas al tiempo, al correo, al albur, a la inquietud y la espera. Ahora la inmediatez ha destruido esa comunicación que necesitaba todo un universo propio y ajeno, incertidumbre y tacto, olor a papel y letra.

Ni mejor ni peor, pero aquello tenía un perfume que parece evaporado.
Aplauso y beso.

rosa_desastre dijo...

Maravilloso que tu conserves el gusto por las cartas en papel, territorio perfecto para que los sentimientos sean acariciados con las manos y los ojos.
Un abrazo

G a b y* dijo...

Celebro ese ir y venir de cartas. Tuve una época -por mis 15 años- que había logrado hacer muchísima amigas por toda latinoamérica y nos carteábamos todo el tiempo. El cartero traía semanalmente una bolsa llena de correspondencia solo para mí, y eso, me provocaba saltos de alegría. Cuando puedo, suelo tomar papel, un boligrafo, un sobre y enviar pajaritos pintados a mis amistades bloggeras. Es algo que me emociona poder hacer.
Buenísimo tu aporte, me ha despertado la nostalgia y las ganas de expresar, que aunque el internet nos acerca, no olvidemos ese otro modo de comunicación que es sumamente personal y más directo.
Besos amigo!
Gaby*

Yessy kan dijo...

Los entendidos en la materia, dicen que escribir a mano el cerebro recibe retroalimentación de nuestras acciones motoras. La internet esta extinguiendo esa costumbre, me parece que nos va afectar mucho. Muy bien planteado, Lao. =)

Juan L. Trujillo dijo...

Uno debe sentirse muy solo si no ha tenido la oportunidad de sentir el cosquilleo nervioso que se siente al abrir una carta de amor.
Un abrazo.

Juan Carlos dijo...

Qué encanto el de las cartas de papel, la emoción de ver pasar al cartero y espiar si se detenía ante nuestro buzón. No digo más, tu ya lo has dicho muy bien.
Un abrazo.

Amapola Azzul dijo...

En el corazón es donde habitan los sentimientos.