miércoles, 29 de enero de 2014

DEPORTES - APORTE JUEVERO------------















coordina nuestra amiga LANDA
en su blog Os relatos pasaxeiros






nota: esta historia tiene connotaciones de vidas reales.... el nombre del personaje es de fantasía....






             EL TRIUNFADOR



El deporte tiene muchas ventajas, tales como la vinculación entre las personas y las naciones, lo cual es realmente bueno. El pasar buenos momentos de distracción, el disciplinarse y muchos etcéteras mas. En un sentido amplio, el físico, además de cuidarlo, debe tener una actividad cotidiana, de lo contrario
la mente funcionaría mal, entre otros perjuicios.

----------

Conozco la historia de Cachito, que vale la pena que te la cuente. Desde que nació, su papá tomándolo en sus brazos había resuelto que su destino era ser un gran futbolista. Y ya desde pequeño lo hizo participar en clubes donde se prepararía adecuadamente y el mismo se encargaba de que no faltara nunca.

Esta pasión, a medida que fue creciendo se fue compartiendo con los amigos, familiares y vecinos, los cuales hasta le regalaban para su cumpleaños y otras ocasiones, camisetas, botines y todo implemento que le fuese necesario para ser jugador. Incluso uno de sus tíos le regaló una pelota de fútbol tamaño profesional cuando recién tenía tres años de edad.

Cachito, para poner contentos a sus padres y a los demás, sin darse cuenta hacía todo lo posible para desempeñarse bien en ese deporte, y de esa manera sentía que todos lo querían y que ocupaba un lugar importante ante ellos. Entonces, tristemente comenzó a dar de si mismo una falsa imagen...

-------

La realidad de las cosas, era que su papá tenía una frustración muy importante debido a que sus propios padres -los abuelos de nuestro amigo- no le habían permitido ser futbolista sin aparente motivo justificado, siendo que esa era su personal pasión; y entonces canalizó ese vacío proyectándolo en su hijo.

--------

La historia es larga y con muchos detalles, pero el hecho es que finalmente, con tanta presión terminó decepcionando las expectativas de su papá, resultando ser mal futbolista, y agregado a ello y a consecuencia, terminó siendo malo en todo lo que hacía, escuela, trabajo, hasta ni siquiera logró formar su propia familia con hijos felices, los cuales se cansaban de escucharlo hablar de sus fantasiosos triunfos inexistentes.

Para que te  voy a contar como fue que su angustia lo llevó a la bebida y a otros desvíos....

El peor fue que desarrolló una  doble personalidad que era la de robar por la noche en tiendas de deportes, para vender luego los productos robados entre sus contactos, que ni sospechaban del asunto...





                                             Lao Paunero




nota: en el relato anterior escribo sobre LA FELICIDAD (palabras de Sindel)

20 comentarios:

Ester dijo...

Relato muy duro, las expectativas en nuestro hijos pueden llevarles a una vida rota. Con lo bonito que es guiar sin conducir, educar sin atosigar. Un abrazo

Alfa Fon-Amor dijo...

A veces la vida te da sorpresas,que tema no?abrazo

Pepe dijo...

Fracasamos como padres siempre que proyectamos en nuestros hijos nuestras frustraciones.
Un fuerte abrazo.

Azulia Chávez dijo...

Qué buen relato Lao, da mucho para reflexionar. Siento que debemos darle alas a nuestros hijos y dejarlos ser, que ellos sean lo que quieren ser y no imponerles lo que a nosotros nos hubiera gustado.

G a b y* dijo...

Una historia de esas que duelen. Ante todo, porque la vida de Cachito fue signada por la voluntad ajena. Esa presión ya ejerció su propio desvío. Me cuesta entender a esos padres que no atienden ni entienden la libertad de sus hijos a elegir su camino. Una lástima que terminara en malos pasos.
Buen relato Lao, que carga una dura realidad.
Besos!
Gaby*

Juan L. Trujillo dijo...

Desgraciadamente, la dureza de ese relato, no es literaria: se vine repitiendo con demasiada frecuencia con esos padres que vuelcan en sus hijos sus propias frustraciones o que entienden que el deporte es el camino mas recto para la riqueza, olvidando otros necesarios menesteres para la correcta educación del hijo.
Un abrazo.

Montserrat Sala dijo...

Pobre chaval!!! estas cosas son más serias de lo que se piensa. De la frustración a la delincuencia.

Los padres a veces nos pasamos y los hijos, sufren las consecuencias.
mejor dicho: todos las sufren
un saludo amigo.

maria cristina dijo...

Qué triste, Lao, no poder decir que no en el momento justo, y toda una vida de desdicha, un abrazo!

Priego dijo...

Son muchos los padres que casi obligan a los hijos a elegir algo que no les gusta. Puede ser que Cachito le hubiera gustado ser médico, abogado o electricista. Me imagino que su papá nunca se lo preguntó.
Un abrazo Lao.

Loquita Diplomada dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Loquita Diplomada dijo...

Qué triste que los propios padres, en este caso el padre, sean los responsables de trastocarle la vida a su propio hijo imponiendo, presionando y creándole frustración al punto de hacer su vida miserable.
Triste la vida de Cachito...
Un beso!

Teresa Oteo dijo...

Una pena... Cachito no tuvo opción, lo que empezó siendo un juego le destrozó la vida.
Muy bueno el relato!
besos!

Leonor dijo...

Pasa y pasará siempre que queremos que nuestros hijos sean lo que nos hubiera gustado ser a nosotros. Me apena ver a los jóvenes deportista trabajando tanto cuando aún están en edad de jugar sin responsabilidades, y si es por su gusto vale, pero si están obligados para cumplir los sueños de otro.

Suerte que no todos somos iguales.

Besos

Neogéminis dijo...

Una historia muy triste, de verdad. No son pocos los padres que depositan en sus hijos sus propias frustraciones, haciendo que éstos pierdan su propio rumbo y se sientan tan frustrados -o más- que sus progenitores.
la historia que nos cuentas además cuenta un desvío serio en el camino de este personaje, que agrega el delito a su saga de errores y penas. Muy triste.
Te aviso que el link de tu blog que figura en la lista de Yolanda en su blog, está roto. No pude acceder desde él.
Un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Es lo peor que podemos hacer, proyectar nuestros sueños en nuestros hijos, y después la decepción es peor.
Buena reflexión
Un abrazo

landa rodriguez fida dijo...

Lao tengo que pedirte disculpas porque me lié con tu enlace y al principio lo puse mal. Perdona
Mi hermano dice que la presión es mala en cualquier ámbito de la vida.
Gracias por participar
Saludos

Abuela Ciber dijo...

Me encanto leerte, cuan cierto lo que comentas.
Los padres desean muchas veces,trinfar y desarrollarse a traves desus hijos.
Mala idea.

Cariños

Juan Carlos dijo...

Lo que cuentas no es caso único, lamentablemente. Creo que cada día se produce en mayor medida y de ese modo los padres generan una prematura frustración en los niños.
Buen relato, compañero. Un abrazo.

el oso dijo...

Hola, Lao.
Suele suceder lo que tan bien relatás. En mi zona (cerca de Rosario, en Argentina) muchísimos padres depositan su propio futuro en los pies de un hijo que los salve económicamente. Y llegan las frustraciones y, el algún caso, un relato fiel al tuyo.
Abrazo

Charo dijo...

Qué interesante y bien planteado está tu relato Lao, es verdad que algunos padres intentan que sus hijos consigan lo que ellos no han sido capaces de conseguir y obligan a los niños a hacer cosas que no le gustan y que le exigen demasiado esfuerzo que no son capaces de soportar...Es una pena!