martes, 21 de enero de 2014

VISITA A DON JULIO VERNE















propone y organiza:  "loquita diplomada"
tema : UN RELATO CON UN AUTOR DE LIBRO



Tuve que alquilar una máquina del tiempo y vestirme según la época; pero después de llamar con insistencia haciendo sonar la campana del portón de la casaquinta fuí atendido por JULIO VERNE en persona. 

Le costó entenderme lo de la narración que necesitaba preparar para mis compañeros jueveros, pero estábamos a mano porque a mí me sorprendió el hecho de que captara "al vuelo" lo de la cibernética y sobre el mundo del internet. Su modestia era tan grande, que al terminar la entrevista, noté que todo esto de la globalización y la comunicación virtual  ya lo sabía desde entonces pero no hizo a tiempo para contarlo en alguna de sus fantásticas pero no fantasiosas historias proféticas como lo hizo con el anuncio del submarino antes de ser inventado, o con el viaje a la Luna mucho tiempo antes de que sucediera y otras tantas de sus obras proféticas, pero le quedó en el tintero al morirse y no llegó a escribirlo.....

De todos modos, resultó ser una persona de perfil bajo que ni siquiera se hacía cargo de sus genialidades.

Ante mi insistencia apasionada pero respetuosa me dio permiso para entrar en su libro que tanto amé desde que era chico pero a condición de que les diera una mano a esos 15 niños de entre 9 a 14 años de edad que se encontraban en el Océano Pacífico en medio de una tormenta, subidos en aquél yate de cien toneladas que ameritaba con hundirse en cualquier momento, mientras que sus padres se encontraban en la Capital de Nueva Zelanda entregados a la idea de que sus hijos para entonces ya habían perecido.

Mi misión fue la de ingresar al grupo como consejero, dada  modestamente, mi gran experiencia marina, para que pudieran afrontar la situación con aplomo y lograsen terminar los dos años en la Isla de las aguas de Sud América, de la forma mas ordenada posible y sin accidentes.

Claro está, Don Julio quería que le diese una mano y que ello nunca se supiera. Que quedara mi intervención secretamente entre los dos para que su famoso libro DOS AÑOS DE VACACIONES no sufriera ningún desprestigio.

Fue así que en marzo del año 1860 me encontraba mágicamente en medio de un caos marítimo a punto de naufragar con el Yate Sloughi junto a esos niños.

Fácilmente me hice amigo de ellos, incluyendo a Briant, Morgan, Doniphan, Mokó el grumete -único que quedó de la tripulación- y todos los demás, que por otro lado ante la desesperación y soledad, aceptaron en seguida mis consejos, siendo que luego me verían desaparecer como un fantasma y se olvidarían de mi con un mágico borrón del autor.

Ellos no lo saben, pero les enseñé a cazar, construir un lugar para encerrar los animales que lograrían domestizar, cocinar, reconocer los yuyos medicinales y las verduras comestibles hasta como armar La Cueva del Francés como ellos la llamaban, ordeñar las vicuñas, cabalgar los guanacos, hacer los zancos para cruzar el pantano, y muchos...muchos detalles mas que ni el mismo Verne jamás lo sabrá.

Como veía que los niños eran inteligentes y educados, noté que superarían con éxito las distintas complicaciones y esos dos años transcurrirían con un final feliz reencontrándose con sus padres. Aunque aquí entre nosotros.... eso lo sabía bien con anticipación porque hace años leí a fondo ese libro conociéndolo en detalle hasta  el final.

Te agradezco que hayas leído este relato pero te pido que vos también ocultes mi intervención en el libro, porque Julio Verne perdería su confianza en mi y nunca volvería a permitirme entrar en algún otro de sus libros.


                                   Lao Paunero
                                 

36 comentarios:

Pluma Roja dijo...

Ameno e interesante relato.

Hecho con gran imaginación. Me gustó muchísimo.

Saludos cariñosos Lao.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Amo profundamente a Verne, fui bendecido en mi infancia con la lectura de Viaje al Centro de la Tierra...

Y tu escrito, excelente!!

Paz

Isaac

Loquita Diplomada dijo...

Shh! El secreto queda acá!!
Tu texto, Lao, es una genialidad, eres digno de acompañar a Verne, pude sentir como no solo fuiste partícipe de la historia, sino que de algún modo nos invitaste a vivirla contigo.
Muy buena tu elección del personaje. Gracias por participar. Un beso!

JLO dijo...

que grande Julio Verne, así como a vos, fue una parte importante de mi infancia en cuanto a lectura...

hace poco escuché decir a Cortázar en una de esas entrevistas grandiosas que sus dos preferidos de la infancia eran Poe y Verne... salu2...

Azulia Chávez dijo...

Me ha encantado esa cálida visita que le has hecho a Verne. Saluditos.

Oriana Lady Strange dijo...

Que buen texto has escrito, completito diría yo, tiene recuerdos de infancia, un poco de biografía y una magia especial, la tuya, que nos ha llevado a ese viejo y hermoso viaje que alguna vez leímos.
Precioso, Lao!!
Carios…

Sindel dijo...

Admiro a Julio Verne, lo leí mucho en mi adolescencia, descubrí mundos junto a él, la verdad me encanta que hayas elegido a este invitado y que hayas escrito este lindo relato de complicidad que me hizo sonreir y me gustó mucho.
Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Recuerdo ese libro. Así que contas con mi discreción.

Juan L. Trujillo dijo...

El mismísimo Julio Verne envidiaría tu imaginación.
Precioso relato.
Un abrazo.

maria cristina dijo...

Bien Lao! De una semillita sacás una plantación en un abrir y cerrar de teclas, un abrazo!

Alfa Fon-Amor dijo...

Muy bueno amigo,una exelente creación,abrazos, Fiaris

Leonor dijo...

Prometo guardar tu secreto pero de ahora en adelante cuando lea algo de Julio Verne no podré evitar pensar que quizá estés tras algunos pasajes.

Me ha encantado.

Besos

Carmen Andújar dijo...

Entrañable relato, igual que lo fue Julio Verne. Hubiera sido bonito intervenir en una de sus historias; pero lo que está claro es que tienes una gran imaginación.
Un abrazo

Neogéminis dijo...

Visto y considerando la asombrosa imaginación de don Julio y de casi sus autenticas profecías noveladas, uno bien podría suponer que tuvo algo de esa ayuda que nos narras, de gente venida de otro tiempo, viajeros del futuro que le adelantaron lo que un día sería realidad!
Un abrazo

Valaf dijo...

EXCELENTE, excelente tu genialidad e imaginación, amigo mío. Me encantó Verne de pequeño, y cuando puedo siempre releo algunos fragmentos de algunos de sus libros.

Un abrazo

Cristina Piñar dijo...

Me ha gustado mucho tu relato, ¡menuda imaginación! Ah, y tranquilo, que yo te guardo el secreto sin problemas, no es cuestión de que terminen tus aventuras por mi culpa. ;)

Mar dijo...

Quedáte tranquilo que conmigo tu secreto queda a salvo :)

Debe ser todo un honor ser un personaje de D. Julio Verne.

Bss.

Lucia M.Escribano dijo...

Tu relato esta lleno de ganas de entretener, y lo has conseguido.
Verne fue...un visionario,un soñador del futuro, que es nuestro presente, y los niños de esa época disfrutamos mucho entre sus libros.Como tu has disfrutado dentro de su aventura.
Abrazos amigo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Pas mal tu aventura con el visionario Verne, unas vacaciones inolvidables ¿se acordarán ellos desde las páginas? seguro que dejaste huella como ha sucedido con tus divertidas palabras.
Besito Lao.

G a b y* dijo...

Bien resumes Lao, con esta frase: "fantásticas pero no fantasiosas historias proféticas", lo que ha sido Julio Verne dentro de la literatura. Un visionario en verdad y del que hemos degustado con mucho entusiasmo. Llegarse hasta él a través de una máquina del tiempo (no hay mejor manera de llegar en este caso), es todo un gusto que quisiéramos darnos. Bien lo has escrito, y sin dudas, la historia que compartes es sumamente disfrutable. Invitado de lujo! sí, mi amigo!
Besos!
Gaby*

censurasigloXXI dijo...

¿Te imaginas lo que saldría de su mente si viviera en estos tiempos? Uuuuaaaaauuuu...

Un abrazo, compañero. Muy bueno tu relato.

Montserrat Sala dijo...

Que buen invitado has tenido. Nada mas y nada menos que mi ídolo de adolescencia. Una maravilla de autor, un visionario, muy adelantado a su tiempo. Me ha gustado mucho como lo has presentado.

Saludos amigo Lao!!!

Pepe dijo...

Has tenido a bien traernos como invitado a un auténtico visionario con mucho sentido común, ya que muchas de sus aventuras han acabado haciéndose realidad.
Me ha gustado que te incorporaras a uno de los libros de Julio Verne.
Un fuerte abrazo.

MARIA IBAÑEZ dijo...

Me gustó la distinción muy correcta entre lo fantasioso y lo fantástico.
Te leo a las alturas de las circunstancias.

saludos!!

Cecy dijo...

El secreto sera bien guardado por los jueveros.

:)

Tracy dijo...

Has conseguido meterme en casa de Verne y en el Océano.
Una historia apasionante que la has contado a las mil maravillas.

Charo dijo...

Genial Lao! No he leído ese libro pero debe ser apasionante como todos los demás y por lo que cuentas en tu relato.
Tranquilo que vuestro secreto está a salvo!

emejota dijo...

Muy ingenioso, con la humildad de los genios. Besos.

casss dijo...

Guardaré el secreto. Palabra de juevero!!!!!!!

Muy bueno, Lao, un disfrute.

besos

Juan Carlos dijo...

Mis labios están sellados, pero te advierto: como no nos cuentes tus otras incursiones en las novelas de Verne a lo mejor se me suelta la lengua, jajaja.
Un abrazo, he pasado un buen rato con tu relato.

Maria Jose Moreno dijo...

Schssssssss no se lo diré a nadi, qué pena no haberlo sabido cuando de adolescente me empapaba con todas las aventuras del maestro Verne. ;-)

Auxi González dijo...

Lo que pasa en loa jueves, se queda en los jueves. Estas aventuras tuyas te pasan por ir juntándote con piratas y bebiendo ron en playas desiertas, se es que... Vaya envidia que me das...

Un placer de relato, genio

Alfredo dijo...

Es una pena que pretendas mantener el anonimato y que los laureles, (como sucede casi siempre) se los lleve otro. Pero un deseo es un deseo, pero ahora que no nos lee nadie, intuyo mucho tu cosecha en las ya imprescindibles aventuras.

Muy bueno, original y comprometido.
Un abrazo

Teresa Oteo dijo...

Genial Julio Verne y tu relato!!!
Si no quieres que se sepa, yo seré una tumba...
Un beso!

Soñadora dijo...

Veo que ese grupo de chicos tuvo un maestro de lujo! También fui fan de los libros de Julio Verne.

Un abrazo,

Alicia Gonzàlez dijo...

Guardaré tu secreto, aunque es una pena no poder compartirlo y que más gente descubra los viajes del maravilloso Verne. Me encantó. Un besote