miércoles, 24 de julio de 2013

EL BOSQUE














aporte JUEVERO
propuesta de Judith

                                   EL DESAFÍO BOSQUERO















Me tomó por sorpresa la idea de Judith, una compañera de aventuras fantásticas a quien mucho no conocía hasta ahora.

Pero las ideas me revoloteaban como moscas y ya se ponían molestas, entonces no tenía opción, o arrancaba caminando hacia el bosque, al que tampoco nunca había visitado y me agarraba cierta "cosita" porque eran mas de las cinco de la tarde.

Tomé  coraje y me acerqué a el...y empostando la voz como haciéndome creer que soy muy decidido, me paré a los pies de sus primeros árboles y exclamé fuerte:   "encantado Bosque Encantado" "¿porqué te  llaman asi?". Solo tuve por respuesta un gran ventarrón frio. Te diría que acompañado de un silbido un tanto escalofriante.

Comencé a caminar hacia adentro. Lo de tirar migas de pan no me sirvió, porque inmediatamente se la llevaron las hormigas.
Lo de guiarme por el sol tampoco,porque empezaba a oscurecer .

Enseguida nomás aparecieron unos enanitos que me confundieron con Blanca Nieves por lo que, salvaguardando mi hombría, no quedó mas remedio que irme corriendo, siempre en la misma dirección hasta que llegué a una ruta muy transitada donde logré tomarme un taxi que por suerte pasaba por el lugar, ya que de otro modo no sabría volver.

Acá me tenés sentado comodamente de  regreso a casa tratando de contarte la historia del Bosque Encantado, al que no quiero saber nada con volver a visitar.

                                                  gracias por leer

                                                  Lao Paunero

27 comentarios:

Tracy dijo...

Somos animales urbanos,por lo menos yo, y los ámbitos que no conocemos nos resultan hostiles.
Suerte que no te perdiste.

JACC dijo...

Date una segunda oportunidad... no puede ir peor que la primera, jajaja. Saludos.

maria cristina dijo...

Lao, parece que estaba encantado en serio, ja ja ja, un abrazo!

Montserrat Sala dijo...

se nota a las leguas que eres un urbanita de pro.Y eso tiene sus inconvenientes,no creas. Mejor que vayas practicando y si vas por la mañana mejor. Los trinos los pájaros resuenan como si cantaran en un inmenso escenario operístico. Además es saludable y relajante.
Saludos cordiales

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Y somos hijos del bosque y de la selva y del río y de los gnomos t de tantas maravillas....
Y quizás lo olvidamos...

Abrazos

Isaac

LAO Paunero dijo...

lo divertido del asunto, es que soy exactamente lo opuesto al personaje que describo.Vivo en y con la naturaleza como esencia. Solamente soy urbano en lo inevitable......

Gla dijo...

jajajjaja, el protagonista de tu relato se parece a mí. Adoro la naturaleza pero de a ratos...soy asfalto dependiente!

Maria Liberona dijo...

jajajaja... muy buena y divertida historia debo decir que muy ingeniosa me ha encantado y me ha hecho reír

Lucia M.Escribano dijo...

Pues mira Lao,te voy a contar un secretito, los enanitos de los cuentos y los de piedra que muchos ponen de adorno en sus jardines,me producen repulsión, nunca escribo sobre ellos, tampoco recuerdo nada que justifique esta sensación, pero como tu has hecho en el bosque yo tambien saldria corriendo lejos de ellos. Claro que tu miedo era otro jajajjaa.
Besos querido amigo...Me encanto leerte como siempre.

Natàlia Tàrraco dijo...

Las cinco de la tarde hora torera para echarse al monte del bosque perdido.
Suerte que lo acompañaban los cuentos y el papel de blancanieves mal asumido.
El bosque o es encantado o no tiene gracia como el tuyo, aplauso y besito.

Natàlia Tàrraco dijo...

Las cinco de la tarde hora torera para echarse al monte del bosque perdido.
Suerte que lo acompañaban los cuentos y el papel de blancanieves mal asumido.
El bosque o es encantado o no tiene gracia como el tuyo, aplauso y besito.

casss dijo...

Tu relato me hizo reir y mucho. Es que esto de meternos en un bosque en esta jungla de cemento que es donde vivimos, es más complicado de lo que parece.
Asi que tomarselo con humor, es la mejor solución. Felicitaciones por ello.

besos

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Por suerte, pasaban taxis. Aunque tal vez están en combinación con los habitantes del bosque. Asustan a los visitantes, que tal vez no se fijen en el precio.

Carmen Andújar dijo...

Mejor no visitarlo amigo, no vaya a ser, mira la pobre blancanieves que mal lo pasó.
Divertido amigo
Un abrazo

Auxi González dijo...

Cómo alivia ver pasar un taxi justo a tiempo... La verdad es que nos sacan de nuestros bosques de cemento, y nos sentimos perdidos... Allí, rodeados de vegetación, sin cobertura, sin GPS...

Cecy dijo...

jajaja
Claro, estamos tan acostumbrados a la ciudad que un bosque con tanta naturaleza puede asustar.
Tomate un café, ya que estas bien en tu casa.
:)

Un abrazo.

Sindel dijo...

Nos da miedo lo desconocido, además los bosques tienen esa mala fama a través de los cuentos, menos mal que pasó el taxi y pudiste volver.
Original y divertido.
Un abrazo.

Neogéminis dijo...

jajaja se comprende muy bien or qué saliste espantado de aquel bosque "encantado" jejeje...esos enanos! mmmmmmmm
Un abrazo1

Pepe dijo...

Bien mirado, no sé yo que debería producirnos más pánico, si un bosque por muy encantado que este sea, o la jungla de hormigón, asfalto, gruas, coches, prisas, carreras, etc. con la cual tenemos que lidiar cada día. Particularmente me siento muy a gusto siempre en el bosque.
Un abrazo.

LAO Paunero dijo...

IGUALMENTE YO AMIGO PEPE, ÉSTO SOLO ES UNA FANTASÍA!!

San dijo...

!Pobre! a tu protagonista le pasó de todo, no hay cuento que no visitara.
Las próxima, seguro que solo encuentra la belleza de la naturaleza en estado puro.
Un abrazo Lao.

Teresa Oteo dijo...

Jajajaja bueno, los enanitos un poco despistadillos... se ve que el bosque más que encantado estaba con ganas de broma jaja
Me ha gustado mucho, muy divertido y original tu jueves boscoso...
Besos!!

Liwk dijo...

Ay, me encantó. Qué jueves tan más divertido. He soltado la carcajada con la travesía de los enanitos. Gracias por compartirlo.
Un beso.

Alfredo dijo...

Gracias por el esfuerzo de contarnos la historia de tu incursión bosqueril, pero tendrás que volver porque nos ha sabido a poco.
Vístete de enanito, de lobo o de madrastra, pero necesitamos cotilleos mil.

Abrazos

Tribu amada dijo...

No te creo.. algo más me ocultas!!!!
jajajaja
Mira que de yuyos y de verdes campos sé bastante!! jaajajaj
Un gusto mi querido LAO.
Besos
Amalia

Juan Carlos dijo...

Bueno Lao, si te digo que te entiendo no es por hacerme el simpático. Es que uno es tan de ciudad que lo más parecido a bosque que conozco son los parques urbanos con muchos árboles.
Y allí pasan taxis, jaja.
Abrazo.

Esilleviana dijo...

Aunque no seamos tan urbanitas, hay riesgos que no deseamos correr: imposible prescindir de electricidad, de mmcc o información, de noticias de otras personas, de entretenimiento seguro y placentero evitando contingencias y aventuras diversas jaja.

un abrazo