miércoles, 17 de julio de 2013

APORTE JUEVERO "EL ALJIBE"






















EL POZO DE LOS DESEOS
(propuesta de nuestra amiga SAN)
en su Blog "Y nacimos casualmente"












En realidad estaba muy cansado de hacer la misma rutinaria tarea por orden de su madre.
Tomar dos grandes baldes y con ellos caminar la gran distancia a través del bosque hasta llegar al antiguo aljibe.

Hasta el chirrido del levantar de la oxidada cadena sonaba en sus sueños y ello no lo dejaba dormir por algo que entendía como un trabajo aburrido.

Hasta que llegó una de esas ocasiones en que el sol brilló sobre el agua y pudo ver entonces el destello de tantas monedas de oro y de plata que en el fondo habían. Desde pequeño hacía ese trabajo y no se había dado cuenta que se trataban de los mágicos pedidos que los pobladores allí arrojaban diariamente.

Lo mas interesante es que cuando le contó a su abuelo, este le dijo que según la leyenda todos los deseos se habían cumplido desde hacía mas de cuatrocientos años,lograr un amor, que alguien se curara de la lepra, encontrarse con un hijo extraviado y otros tantos.

Pero el anhelo que  Amarroque siempre había tenido era uno muy diferente al de todos. En la ocasión como se presentaba había encontrado su gran oportunidad. Pero en lugar de arrojar una moneda confeccionó una larga soga y le amarró un imán de piedra algo pesada...


Muy de noche, sin comentar nada, escapó por la ventana y caminó la gran distancia hacia el aljibe y arrojando el enorme imán comenzó a atrapar todas las monedas para lograr su GRAN DESEO DE HACERSE RICO....




Quienes se acercaron al Aljibe desde entonces, comentan escuchar voces desde su profundidad y asustados dejaron de buscar agua o arrojar monedas, a las cuales jamás se las vio brillar nuevamente...

Nuestro amigo de esta leyenda nunca fue vuelto a ver.....



                                       gracias por leer

                                       Lao Paunero

19 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Se concedían deseos hasta que alguien ambicioso de llevó las monedas, terminando con la posibilidad de que sucedan algo más sorprendente que tener una fortuna.

Juan Carlos dijo...

Así que la avaricia rompió la magia. Y así debe ser, ya que el encanto de ese aljibe que creaste no puede tener precio, los deseos han de ser puros.
Un abrazo.

San dijo...

Bueno cada cual desea lo que desea, si él queria ser rico...
Muy bueno,señor Lao.
Un abrazo.

Cristina Piñar dijo...

Juan Carlos me ha quitado el refrán, que mira que me gusta a mi un refrán. La verdad es que es una pena que por culpa de la avaricia de ese hombre dejaran de cumplirse los deseos de los demás. Un cuento con moraleja, si señor. Un beso.

Fiaris dijo...

Jajaja me has hecho reir hoy,pero estuvo bueno ese era su deseo,
abrazos

Esilleviana dijo...

Al final consiguió lo que buscaba... el pozo hizo realidad su sueño jaja

un abrazo

Carmen Andújar dijo...

Fue listo nuestro amigo. Ese deseo si que era realista y se las ingenió para conseguirlo.
Divertido cuento
Un abrazo

Fabián Madrid dijo...

A lo mejor logró ser rico, aunque no sabemos donde. Seguro que tampoco será un sitio muy bueno. Buen relato.
Un abrazo.

Natàlia Tàrraco dijo...

Codicioso robador de deseos ajenos, secó el pozo y se secó él mismo sin sentido, olvidado.
La avaricía rompe el pozo, disuelve los sueños.
Versión con intención la tuya, muy bien lanzada al pozo de las palabras.
Besito.

Manuel dijo...

Al fin y al cabo logro su deseo, quedarse con las monedas de oro y plata aunque fuera en el fondo. Y es que hay que tener cuidado con los deseos porque a veces se cumplen.
Un abrazo

Sindel dijo...

La ambición desmedida es un gran mal, lleva a hacer cosas sin medir los riesgos, y en este caso me alegra que haya tenido su merecido.
Muy buen relato Lao.
Un beso.

Abuela Ciber dijo...

Grato leerte
Eso que quela codicia rompe el saco parece verdad no????

Cariños

Charo dijo...

Pobre Amarroque, a lo mejor si sabe que llevándose las monedas se dejan de cumplir los deseos no lo hace...el solo cumplió el suyo. Me ha gustado mucho Lao.

Neogéminis dijo...

jajaja muy bueno!...merecido castigo tuvo el Amarroque!
=)

Tracy dijo...

La avaricia rompe el saco, ¡qué pena!

Auxi González dijo...

Siempre hay algún egoista que, por dar rienda suelta a sus deseos, acaba con los sueños de los demás... Mira que hay que ser ruin y avaricioso para acabar con la magia... Lo peor es que sucede cada día, constantemente...

Una fábula real como la vida misma...

Un abrazo

casss dijo...

Es como los que buscan con avaricia en la alquimia...

Tu relato nos mantiene atentos, expectantes, para desembocar en una moraleja, que aun siendo bien cierta, la gente no termina de entender...

Un fuerte abrazo, y que algún deseo personal se te cumpla.

rosa_desastre dijo...

¿Se llamaba Amarroque o...Barcenas?

Bueno, pasando de la broma, el aljibe concedió el ultimo deseo dejando huerfanos los sueños de los demas.
Besos







JACC dijo...

Se veía venir....jajaja. Siempre tiene que venir algún avaricioso a jorobar el cuento... Saludos.