sábado, 16 de julio de 2011

EL MATABURROS

Siendo bastante chico iba con mi papá en el auto por el pueblo donde vivíamos.
De por sí en aquel entonces era bastante lindo , lleno de árboles, con calles de tierra y casas lindas de todo estilo.
Llevo en mi memoria, claros recuerdos grabados de como fue que nos detuvimos en una de éstas y bajamos los dos para conversar con un amigo de el; que se encontraba sentado en un sillón del jardín, con un grueso libro entre sus manos. El cual le dijo con tono apasionado que se encontraba leyendo nada menos que el Diccionario.

Ya desde hace tiempo en casa, reunidos con mis hijos alrededor de la mesa acostumbramos a jugar, entre otros; a un juego muy entretenido, que tal vez alguno de ustedes conozca. Se llama precisamente así, El Diccionario. Realmente es muy divertido y al mismo tiempo, aleccionador.

A los doce o trece años, cuando terminé el sexto grado, que se llamaba primaria, porque era la primer etapa. Mi viejo, como se dice cariñosamente aquí, a manera de estímulo me regaló nada menos que un diccionario.

Le debo precisamente una importante enseñanza. Había sido periodista, incluso traductor y aficionado a los crucigramas y otros entretenimientos por el estilo , cuya inclinación contagió en mi. Le gustaba usar bien las palabras y expresarse correctamente, pero con humildad. Cuando apareció la televisión, se enojaba bastante cuando algún relator hablaba inadecuadamente. Y eso que en sus tiempos no existía la Facultad de Periodismo, era un autodidacta o autodidacto como el lo decía.

Entonces, cada vez que tengo una duda recurro al diccionario. Acá se dice en broma "cachá el mataburros que no muerde".

Esta costumbre se ha arraigado también en mis hijos. Es como un ritual con un agradable sabor a libro. Es una tradición tan sagrada como cualquier otra. Una costumbre añejada cual una vieja biblioteca.

Nos ayuda a no cometer faltas de ortografía y a desarrollar la humildad y la autocrítica; ya que uno acepta con alegría la cortés corrección de alguien cuando me equivoco en el uso de una palabra, enriqueciendo en consecuencia a la misma Doña Convivencia.

Es cierto que con la computadora se le puede preguntar a esa gentil señora Doña RAE, pero, que no se vaya ofender, ya que por el momento no recurro a ella en primer paso, sino que le rindo homenaje a mi querido e inolvidable Viejo.

Si alguno de ustedes, encuentra algún error en éste o alguno de mis escritos; se lo agradeceré profundamente. Gracias por leer.

4 comentarios:

maria cristina dijo...

Qué hermosos recuerdos! No importan los errores ortográficos Lao, lo que importa es lo que uno trasmite al decir. Y te cuento que yo hago la claringrilla acá en internet cuando Clarín quiere, claro, ja ja ja, y uso mi diccionario de sinónimos cuando tengo dudas, solo cuando no salgo del atolladero recurro a Google. Es que somos de otra época, en que uno se deleitaba con el olor a libros nuevos.

Lao dijo...

maría cristina. Yo adopto los mismos pasos que vos, gracias por el aliento

magu dijo...

DON LAO Y MARIE CRIS
yo lamento haberle regalado a una amiga, mi diccionario (de papá) ETIMOLOGICO DE LA PALABRA DE LA REAL ACADEMIA ESPAÑOLA del año 70, ella ni lo usa, lo tiene en el peor lugar de su biblioteca y tiene plata para comprar un millón, y yo no. lo ví usado a ochenta pesos. pero en mal estado. me da nostalgia, y tambén regalé en un arrebato a un cartonero, un viejo ATLAS a color de hace cuarenta añós y ahor ame arrepiento mucho, me gustaría tener uno nueov pero uno antiguo también
bue, hice mal
besos a ambos
y vean MEDIANOCHE EN PARIS
sigo sin internet, por eso escribo poco en los blogs
saludos, chicos

Lao dijo...

gracias MAGU!!