viernes, 3 de septiembre de 2010

DESAPEGOS

Cuando trajeron a la Tere y su hijito fue una gran emoción y revuelo para toda la familia.
No era una persona, sino una hermosa yegüa que llegó a nuestra casa acompañada de su potrillito. Nos quedaríamos con ella y devolveríamos al segundo, una vez que destetara.Ese fue el trato y asi fue cumplido.
El disfrute que hubo con esta experiencia es dificil de explicar. Con ella cabalgaron nuestros hijos y tambien yo. Pero, significó algo mas especial para uno de ellos, que entonces tenía doce años y con ella diariamente practicó y aprendió a montar. En lo tierno de su edad y sensible manera de ser, fue para el, muy importante.
Habrían muchos detalles para aderezar este relato, pero no quiero ser extenso y aburrido.Debo tratar de ir al punto esencial.

El hecho es que transcurrido bastante tiempo, un dia desapareció. Lamentablemente el cuatrerismo aun existe. Roban los equinos y los comercializan de muchas maneras.
Me dolió especialmente pensando en este hijo, y les confieso que aun me sigue doliendo. Porque bien se, de que se trata, por experiencia propia, una pérdida como ésta, para un chico de esa edad.

Todo intento por encontrarla fue infructuoso y tambien peligroso, por el ambiente con el que había que contactarse para encontrarla. Teniendo familia sobre todo, uno debe cuidarse de muchas cosas. A pesar de que de muchas maneras la seguí buscando.



Increible lo que te cuento, pero pasados dos años de tiempo, vino un chico del barrio a decirme que la había visto y me describió la zona en que se encontraría.
Entonces fuimos con mi hijo, ya bastante mas grande y con el auto y precaución la rastreamos hasta encontrarla.
Alli estaba ella, hermosa, trabajando con el arado para una familia de horticultores. Familia sencilla que al conocerlos nos enteramos, que no eran ellos los ladrones, sino que se la habían comprado al delincuente bajo engaños y con mucho sacrificio. A decir verdad, dependían del animal para ganarse el sustento; y el tener que devolverla, los perjudicaba enormemente. Al mismo tiempo que obsevé que le daban mucho cariño y buen trato.


Hay situaciones en que no se debe pensar con el corazón solamente. Mi buena reflexión me llevó para poder ser justo. Y mucho me costó hablar con mi hijo, sobre la conclusión a la que con el acompañamiento de mi esposa, habíamos llegado.Y tanto mas, el sufrimiento para el.

A esta gente le propuse un acuerdo, perdiendo nosotros en cierta manera. Pero creo que a la larga ganamos por una dificil pero acorde desición. Les dejamos la yegüa, que ellos ya estaban resignados a perder. Noticia que recibieron con gran alegría. Nosotros nos quedamos con un potrillo que ella había parido hacía un tiempo, y ya lo había destetado...

Y aca comenzó una nueva historia aventura que tambien pudimos en otros aspectos disfrutar... y tambien mi hijo. Quedará entonces en el balance de su memoria.



18 comentarios:

Gla dijo...

¡Cómo duele el dolor de los hijos!¡Qué difícil es ayudarlos a sobrellevar sus frustraciones! Pero así es la vida....apegarse y desapegarse...así se crece! Y eso no lo podemos hacer por ellos...

geminis dijo...

que bella historia, y la reflexión que deja es maravillosa,
besos lao

Lembranza dijo...

Que historia tan triste pero tan bonita el final. Creo que hiciste lo adecuado. El dolor de perder a un ser querido se amortigua con el tiempo, pero nunca se olvida, pero saber renunciar a él para no hacer daño a otras personas es ser muy generoso. Un gran abrazo

Neus dijo...

Reflexiono muchísimo al leer sus historias, cada día nos enseña a ser un poco más personas. Gracias.

Lao dijo...

Gla. Tenés razón, ya lo creo que cuesta ayudarlos a crecer. A ellos les corresponde lo que les toca......
Muchas gracias por visitar y aportar tu opinión!!

Lao dijo...

geminis. Muchas gracias! me hace bien saber que te haya gustado! Un beso

Lao dijo...

Lembranza. Muchas gracias por entender y apoyar con tu reflexión.
Un abrazo!

Lao dijo...

Neus. Muchas gracias...me honra tu apreciación...Muchos saludos.

nadasepierde dijo...

Que linda historia... que bueno es poder dejar el dolor de uno de lado y ver a quien tenemos al lado. Creo que llegaron a un buen acuerdo, y que el resultado, de alguna manera fue importante para todos, algo asi como ganar-ganar. Pero lo mejor, es que se pusieron en el lugar del otro. Y eso vuelve.

Un beso

Lao dijo...

nadasepierde. Muchas gracias por tu aporte, en realidad aquí se aplica el NADASEPIERDE como moraleja, igualmente que en casi todas las vivencias. Un beso.

magu dijo...

LAO
SNIF
yo hubiera querido que la recuperen.
Nos robaron muchísimos caballos en mi niñez, en MASCHWITZ, los vendieorn los cuatreros en lso frigoríficos, ¡horrible¡
fijate en mi perfil de blog
escribo en un blog sobre MALTRATO A LOS CABALLOS DE TIRO o PROTECCIÓN A LOS CABALLOS DE TIRO
siempre piden firmas para que salga la ley., entrá luego
elcalvariodeloscaballosdetiro
o algo
asi
bendiciones
saludos

Lao dijo...

Magu. Muchas gracias, en realidad conozco la realidad que describes. Además tengo algo o bastante experiencia sobre los caballos y tambien lo que es la relación con ellos. En este caso me aseguré que quedaba en buenas manos, recibe afecto y buen trato. Mi hijo con los años resultó enriquecido con ese hecho, no lo elaboró como una pérdida sino como un acto justo. Fue un bien tanto para Tere, como para él, te lo puedo asegurar. No obstante visitaré tu página sobre los caballos. Muchas gracias por tu
aporte. Un saludo especial.

Franki dijo...

Hermosa historia y sabia decisión, se lo que es perder a alguien que ha convivido y ha formado parte de en mi vida y tuvistes que decidir como el rey salomón a la hora de decidir de quien era el niño reclamado por dos mujeres.
En mi caso me robaron un perro, lo busque durante meses, preguntando e indagando por todas partes sin resultado. Pasados casi tres años, me aviso la policía que tenían un perro con mis señas en el collar y que lo iban a sacrificar si no lo recogía y pagaba la multa por haber mordido a una persona. Fui corriendo a buscarlo, cuando me lo entregaron, pensé que no me conocería, pero se abalanzo hacia mi loco de alegría y lo agarre entre mis brazos y me emocione. Los tres años había estado atado a una cadena en un almacén para hacer de guardián. No quise ver ni denunciar a los ladrones, encontrar a Dan fue lo mejor que me podría haber pasado

Lao dijo...

Franki. Muchas gracias por tu aporte tan bueno. Me conmovió tu historia con tu perro Dan. Imborrable me imagino... Un saludo.

Caro Pé dijo...

Linda historia sí.El reencuentro que cosa fabulosa Lao, je
Abrazo!

Lao dijo...

Caro Pé. ¿viste que historia? dejó huellas profundas. Un beso.

Abuela Ciber dijo...

Humano relato que nos enseña el saber dar, desde lo mas querido.

Cariños

Lao dijo...

Muchas gracias ABUELA CIBER!!