miércoles, 5 de mayo de 2010

LOS INVASORES

Alguno recordará aquella vieja serie televisiva que se llamaba "The Invaders", de hace tantos años. Se refería a que unos extraterrestres estaban entremezclados con nosotros, con apariencia de humanos y actuaban como si lo fueran. El personaje principal era quien sabía detectarlos y los combatía para evitar que cumplieran sus supuestos funestos planes de destrucción del Planeta.

¿No se sienten invadidos de algún modo? Confieso que en ese aspecto tengo un cierto grado de paranoide, pero lo asumo como viene y no lo disimulo. Pero el problema central es que somos nosotros mismos nuestros propios invasores y ello no se trata de ciencia ficción.

Si tomamos por ejemplo al celular, un gran invento por cierto, pero al mismo tiempo es una maquinita que de algún modo quiere o pretende manejar nuestras vidas, invadiendo nuestro tiempo con mensajes que invitan a concursos, promociones,etc y tambien saquean nuestros bolsillos.
Tambien el teléfono fijo es una aparato que suena a cualquier hora y nos hace propuestas casi impuestas de cosas que tal vez no nos interesen.
El señor televisor ha adoptado la costumbre de subir por sí mismo el volumen en el momento en que pasan los avisos para obligarnos a escucharlos sin mas.
Ni hablar de los habladores propagandistas que cortan tu día y que pretenden que los escuches.
O aquél que sin la menor conciencia o respeto, llamó un domingo para hablar de negocios en el momento en que estás reunido en la mesa familiar.
O aquella llamada que te propone ganarte un auto justo a la hora en que casi te encuentras contando corderitos.
O esas inoportunas interrupciones de tu vida íntima, que ni siquiera tiene en cuenta de que vos tenés pudor y libertad.

En fin, los ejemplos desfilarían sin parar si uno quisiera; pero no merecen que uno pierda el valioso tiempo de la vida, ni ceder tu propio territorio privado hablando de ellos.

La interrupción se ha convertido en una verdadera adicción.He notado que muchos no pueden vivir si ella, tanto en forma pasiva como activa, como sujeto u objeto.

Hay mil maneras de invadir o dejarse invadir, de las cuales se ha perdido conciencia en forma casi total.
Hay tambien un reclamo casi generalizado de LOGRAR EL PROPIO ESPACIO. Hay como una sensación de ahogo y de anulación de la personalidad, la creatividad.

El punto está en no escapar. Lograr la propia libertad interior es todo un desafío. Encontrar el enfoque y sentido a NUESTRO AHORA. Meditar, hablar y pensar lo necesario; ni de mas, ni de menos.

El propio espacio está dentro de uno mismo. Tenemos que saberlo cuidar. Que no lo invadan. Y si lo intentan, ignorarlos con tolerancia, sin lograr alterarse; ellos tambien son víctimas...

20 comentarios:

Anele dijo...

Chapó, Lao
;)

querés melón? dijo...

En casa no tengo televisor ni teléfono. No sabés cuánto cambia eso. Nadie lo entiende cuando llegan, pero al rato de estar ahí se dan cuenta cuán necesario era.

Romina E. dijo...

Comparto, aunque debo decir que en parte. Todo lo que nombras son soportes, que en cualquier momento pueden pasar al olivdo. Todo depende del usuario. Si, ya se a nadie le gusta recibir 300 correos basura, pero forma parte de las reglas del juego. Creo que conocera el viejo dicho "si te gusta el durazno...". Siempre está la posibilidad de elegir con que soportes/ herramientas se quiere contar para que, y a que costo. En definitiva está en uno. Cariños!

belijerez dijo...

Meditar, hablar y pensar lo necesario; ni de mas, ni de menos.
........

Totalmente de acuerdo contigo, Lao.

Gracias por comaprtir.

Vaeneria dijo...

Es verdad que estamos invadidos. Desde que los celulares se volvieron pantalla a color, radio, mp3 y cualquier otra cosa que les entre, todo el tiempo nos hartan con eso de "Envíe Amor al 2020". ¡Que plomos! Extraño cuando los celulares sólo tenían música y, como mucho, despertador. Ahora se volvieron aparatos infernales, que sirven más para controlar que para comunicarse, que debería ser su verdadera función.
Todo el tiempo nos imponen lo que debemos comprar, cambiar, tener, como que sin el plasma de 50 pulgadas no vas a ver bien los partidos del mundial. ¿Y antes que ni había televisores? Una radio bastaba para sentir los partidos como si estuvieras ahí.
Realmente debemos luchar por sustraernos un poco a toda esa locura invasiva que pretende decirnos quienes somos.
(Como si yo no supiera que soy una escritora que le gusta visitar las montañas en vacaciones) Creo que no hay celular que pueda mandarme un mensaje de texto y decirme eso.
Por suerte!
Excelente reflexión, Lao.
Saludos :)

Emiliano Pardavila dijo...

interesante reflexión... es verdad que quedamos atrapados en medio de una marea de demandas e imposiciones...
salud y beuna suerte

Lao dijo...

Anele. Gracias por compartir ésto. Muchos saludos.

Lao dijo...

querés melón? Muchas gracias por tu restimonio. Pienso que, si hay algo que a uno lo maneja o lo invade, si no queda otra manera, es preferible extirparlo.Cada uno tiene el derecho de garantizar la propia libertad de la manera que lo crea conveniente.

Lao dijo...

Romina E. Muchas gracias, está bien tu concepto. Pero lo que sucede es que hay cosas que lo toman por sorpresa sin que uno las elija.Y a veces hasta complican la convivencia familiar. Un saludo afectuoso.

Lao dijo...

belijerez. Muchas gracias, me alegro que comopartas mi pensamiento. Un abrazo.

Lao dijo...

Vaeneria. Gracias por tu comentario, es cierto, debemos trabajar para sustraernos y ser nosotros mismos. Un saludo.

Lao dijo...

Emiliano Pardavila. Muchas gracias, tendremos que "desatraparnos" . Salud y suerte. Un abrazo!

Gla dijo...

Aprender a decir que no básicamente...ya sea apagando el celular cuando queremos dormir una siesta o tener una charla tranquila, sacando la tele de la mesa familiar a la hora de la comida....qué sé yo...podemos frenar EN PARTE esta invasión, el tema es que realmente lo deseemos...

Lao dijo...

Gla. Sí es cierto, hay que desear el encuentro con uno mismo; ello no implica que, necesariamente los demás sean una molestia. Todo lo contrario, creo que hay que saberlo manejar. Muchas gracias!

Lao dijo...

Gla. Es cierto, entiendo que hay que desear estar con uno mismo, lo cual no implica que necesariamente los demás sean una molestia; al contrario, es buena la convivencia, solamente que hay que saberla manejar y que ésta no te maneje a vos
Muchas gracias y muchos saludos.

FABIA dijo...

Si que estamos invadidos y estoy de acuerdo que solo nosotros mismos podemos dosificar y controlar las cosas que nos son útiles en algunos momentos, de vez en cuando desconectar teléfonos y demás sienta muy bien.
Aislarse por momentos solo escuchando música es algo a lo que no he renunciado.
Besinos.

Lao dijo...

FABIA. Muy de acuerdo con lo que dices. Muchas gracias, un saludo y un beso.

Lao dijo...

FABIA. Muy de acuerdo con lo que dices. Muchas gracias, un saludo y un beso.

Lembranza dijo...

Lao que razón tienes, vivir en una gran ciudad hace que te sientas invadida en todo momento. Por eso cuando puedo me escapo al pueblito, dejo el teléfono y me olvido de todo. Solo dejo que sean los ruidos de la naturaleza los que me inunden . Un abrazo

Lao dijo...

Lembranza. Es cierto, es casi necesario desconectarse y aislarse para poder regresar a la convivencia.
Yo por lo menos no tengo la capacidad
para estar todo el tiempo. Me aislo y contacto con lo mas trascendente sobre todo a través de la natualeza. Y si no puedo alejarme fisicamente, por lo menos viajo con mi mente y espíritu y conecto con lo que siento mas trascendente a traves de lo que rescato de la naturaleza, que siempre está. Lo admito. Muchas gracias, un abrazo!