lunes, 26 de abril de 2010

HEROÍSMOS

Era un pibe de unos 15 o 16 años. El gatito estaba subido a la punta de un alto pino que había en mi casa. Sus maullidos se escuchaban desde lejos. Yo los interpretaba como pedido de auxilio. En un arranque de imaginación superheroica trepé hasta arriba canchereando ante mis hermanos. Un poco haciendo alarde de que la vida del felino dependía de mi. En efecto, mi ego bastante desarrollado, sumado a la fantasía, me hizo creer que lo había salvado.

Hace pocos días, después de tantos años; trajimos una gatita para que se ocupara de ahuyentar o cazar a las lauchas, a cambio de caricias y esas cosas. Resultó ser muy vivaz y normal. Con el agregado detalle de que le encanta salirse de la casa y subirse a los árboles que hay en la vereda. Ya una vez "la rescató" mi hijo de 18 y en una segunda vuelta, haciendo gala de mis antecedentes, ya que mantuve bastante mi habilidad, trepé yo para "auxiliarla"; hasta que, en la tercera oportunidad. reflexionando un poco, la dejé en el árbol para ver que hacía. La muy felina me sorprendió al verla que después de "llorar" un tiempo, estirando las patitas delanteras se bajó sin ninguna dificultad.

Quedó demostrado. No hay tal héroe. La naturaleza provee a los gatos de la habilidad que necesitan.

Los humanos nos creemos necesarios cuando no lo somos. Hacemos cosas tontas e innecesarias, creyéndonos los salvadores...

14 comentarios:

Anele dijo...

¡¡Qué fabula más buena!!

;)

Gracias por cometar "mis mirares" Lao.

un saludo

Vaeneria dijo...

Linda enseñanza deja esa gatita. Hay un dicho muy famoso:"Dios no da sueños ni problemas sin otorgar también la capacidad de realizarlos y las herramientas necesarias para vencer las dificultades."
Me encantó! En el libro "El caballero de la armadura oxidada" (Robert Fisher) hay una frase "...sabían que la ayuda puede debilitar a un ser humano..."
Muy oportuna para esto.
Saludos :)

Lao dijo...

Anele. Muchas gracias, me alegro que te haya gustado. Todo lo contrario. Muchos saludos.

Lao dijo...

Vaeneria. Es muy cierto, El te dá los medios, el asunto está en saberlos usar. Me alegro que te haya gustado. Muchos saludos para vos!

Lembranza dijo...

Bueno la verdad es que con 15 años quedaste muy bien delante de tus hermanos, oye, igual el otro gato era mas torpon y no hubiera bajado, aunque siempre se dice que bajar siempre es mejor que subir, no se yo. También es cierto que la edad nos hace ser mas reflexivos y tener menos ganas de lucinos. Me he hecho reir tu historia. Un abrazo

Lao dijo...

Lembraza. Bueno, al menos me agrada haberte hecho reir... Un abrazo!

Monja de Clausura Orden de Predicadores dijo...

Me he alegrado de cambiarme a este blog de «Narraciones ordinarias», me he reído, ya que su relato es muy cierto. Antes de ser yo monja, me dedicaba a adiestras perros y sus dueños siempre me traían quejas de sus cachorros, que se portaban mal y no eran obedientes. en fin...cosas" perrunas" y llegó ese mismo caso que usted nos ha explicado, pero era el perro que perseguia al gato y este se quedó entre teja y teja quejándose toda la mañana. Cuando subíó el dueño, que era de cuerpo voluminoso, ya agotado el pobre hombre se dio cuenta que el perro y el gato dormían ambos placidamente.
Se marchó enfadado porque no se dejaron rescatar.
Gracias por su relato.
Sor.Cecilia Codina Masachs O.P

Emiliano Pardavila dijo...

creo que pasa por ver todo desde las alturas de la evolución, la cual es el arbol que no nos deja ver el bosque...
a todo lo vemos con los ojos de nuestra cultura...
lindo texto salud y buena suerte

Lao dijo...

Sor Cecilia. Muchas gracias por visitar este espacio. Me alegro que le haya gustado este relato. Gracias por lo que nos cuenta.Muchos saludos!

Lao dijo...

Emiliano Pardavila. Es cierto, los humanos somos un poco egocéntricos creo...muchos saludos y suerte para vos!

nadasepierde dijo...

jajaj que buena historia, tenes tanta razón!
Es una buena enseñanza, y aplicable también a los hijos, cuantas veces les facilitamos las cosas pensando que no son capaces de hacer algo o pasar por una situación determinada!
y se la hacemos cómoda y los malcriamos un poco (demasiado?)
muy buena la historia! nadie es en realidad imprescindible, pero como nos gusta sentirnos asi... nuestro ego nos lo reclama!

un beso

Lao dijo...

nadasepierde. Muchas gracias, es cierto a veces por los hijos también hacemos cosas innecesarias, para las cuales ya están provistos de propios recursos. Un beso!

esteban lob dijo...

Hola Lao:

En Chile diríamos que la gatita "nos tomó el pelo".

Saludos.

Lao dijo...

esteban lob. Aunque por lo menos en mi caso, no tiene mucho pelo para tomar. Un abrazo.