jueves, 12 de noviembre de 2009

DESPERTAR

La radio a válvulas ocupaba un rincón de la casa encima de un estante esquinero. A determinada hora del día atrapaba toda nuestra atención. Por ejemplo, a eso de las cinco de la tarde, los chicos nos juntábamos ante ella para escuchar un programa infantil que se llamaba La Pandilla Marilin, donde entre otras cosas mencionaban a aquel que había cumplido los años. El hecho de escuchar nuestro nombre por la radio, era algo así como mágico.

El técnico que arreglaba ese tipo de artefactos, que dicho sea de paso, casi nunca se rompían. Era considerado algo así como un superhéroe.

Un acontecimiento de gran importancia, fue cuando llegó a casa un vehículo extraño y alargado, parecido al de un cortejo fúnebre, solo que era de color negro con rayas amarillas, con un gran cartel que decía Gath & Chaves. Con gran revuelo de nosotros, unos hombres bajaron un mueble que luego supe, se llamaba Combinado. Consistía en una radio de onda corta y onda larga -FM no existía- y una bandeja tocadiscos, de vinilo en ese entonces. En sus laterales habían tres albumes con discos de diferentes músicas, clásica, boleros, melódicas y etcéteras. Otro con cuentos infantiles, tales como Caperucita, Pulgarcito, Cenicienta y Blanca Nieves. Y finalmente un pequeño album con discos pequeños de diferentes colores, que traían canciones infantiles variadas; a las que, si me pongo a pensar, puedo enumerar y cantar casi todas..."Eran Tres Alpinos", "Yo tenía diez Perritos", "Estaba la Paloma Blanca" y etc, etc.

Casi religiosamente se repetía la ceremonia de reunirnos frente ese artefacto durante unos años, para escuchar las músicas, las canciones y cuentos infantiles, las inocentes novelas, como Tarzán, Sandokán y muchos otros programas.

Los noticieros los pasaban a cada hora y duraban unos cinco minutos. Eran sobrios y discretos. A los niños, poco nos involucraban con las noticias, mas bien nos mantenían alejados. Es más, mi papá por ejemplo arrancaba del diario, la hoja de los delitos para que no la leyéramos. Era así como se pensaba en general.

Yo nací en el 1946, practicamente con la postguerra. El país recibía grandes corrientes inmigratorias de personas mayormente europeas, que huían del belicismo y buscaban paz.

Por lo que me cuenta mi memoria. En ese mismo centro de nuestras vidas inocentes e incontaminadas...comenzaron abruptamente a aparecer mensajes políticos agresivos por la radio y rumores nefastos de boca en boca, que los chicos un poco percibíamos. A partir de entonces, nunca se volvió atrás.

En 1955 se produjo en nuestro país lo que se dió en llamar Revolución Libertadora. Se oyeron discursos con insultos, y los ruidos de los cruentos combates. Se dibuja en mi mente, un tío sentado al lado del combinado, que sadicamente nos explicaba como era que en Buenos Aires estaban cortando cabezas...una hermanita llorando por los aviones de combate que sobrevolaban por el cielo...y yo corriendo atrás para consolarla...

En la noche negra que continuó durante tantos años no me voy a detener...luego voy a continuar con otras cosas referidas a otra cuestión...

12 comentarios:

YO, la peor de todas dijo...

Tus relatos siempre transportan a esas etapas que uno dice que fueron mejores.
¿Serà? ¿Serà que todo tiempo pasado fue mejor?
Eso de evitarle a los chicos las noticias abrumadoras, creo que era una buena tècnica. Hoy ven tantos desastres juntos que queman etapas.
Los llamamos niños, pero hay cosas que no viven, que las saltean.
Muy buen relato. Nos vemos

belijerez dijo...

Siempre fueron mejor los relatos sin imagenes. La comunicación oral.

A mi la radio me seduce. Disfrutaría haciendo radio, lo reconozco.

Lao dijo...

YO,la peor de todas. Creo que sí, en cierta medida estábamos mas protegidos y vivíamos en un mundo que merece y necesita un chico. Hoy los invade el miedo y la hiperinformación de lo que no entienden y no tienen porque. Muchas gracias, nos vemos.

Lao dijo...

belijerez. yo entiendo lo mismo... las imágenes son hermosas pero a veces facilitan demasiado y anulan el desarrollo de la intelectualidad y concentración. Fijate que los que no tienen vista suelen desarrollarse a pleno en los otros aspectos. Muchas gracias y saludos.

ojo dijo...

Me trajo recuerdos de rituales de reunión familiar, así como de otros mas personales de reunión entre hermanos y con amigos...

Me acuerdo siempre de un disco de gimnasia sueca que había en mi casa, cuando era niño.
Me entretenía viendo los dibujos ilustartivos de movimientos que nunca intenté emular.

Un porofesor mío decía que no prestaba atenciona las noticias, pues eran todas malas y falsas.
A edades tempranas no se sabe que pensar, como procesar las cosas, como reaccionar... De todas formas el conocimiento siempre es bueno. Creo yo, bah..

Me di una vuelta después de un tiempito.

Saludos!

Lembranza dijo...

Que recuerdos me traes siempre Lao, son tantos los momentos magicos y eso que eran tiempos dificiles. Un abrazo

Lao dijo...

ojo. Hola! me alegro traerte recuerdos tan lindos. Es cierto que los chicos no están preparados para procesar ciertas informaciones, ni tienen porque hacerlo.Muchos saludos

Lao dijo...

Lembranza. Muchas gracias, me alegro de ayudar a tus buenos recuerdos.

Gamar dijo...

Y muchos de nosotros guardamos esos discos y algún tocadiscos. Seguramente esperamos que esos aparatos nos lleven a esos días.
Buen relato. Muchas gracias.

Lao dijo...

Gamar. Muchas gracias a vos. Sí, como si esos aparatos fueran unas "máquinas del tiempo" y nos llevaran de vuelta.

Noesperesnada dijo...

Muy buen relato, como para viajar por el tiempo. Yo que nací unos años mas tarde aun recuerdo al viejo tocadisco, con sus perillas grandes y la posibilidad de sintonizar la radio AM en la que el radio teatro juntaba a toda la familia.

Lao dijo...

Noesperesnada. Hola, muchas gracias por recordarlo y decirlo.Saludos.