miércoles, 12 de agosto de 2015

NOMBRE

PALABRAS  DE  SINDEL

























El derecho a la identidad supera al del nombre. Es decir, lo que mas necesitamos es ser identificados sin posibilidad de error. 
El nombre es como un rótulo que otros establecen para llamarnos de una manera determinada.

Cuando mis padres me concibieron y aún no había nacido, ya estaba establecido que por tradición me llamaría WENCESLAO, recibido de mi padre que a su vez lo heredó del
suyo, o sea mi abuelo, que le venía  de su progenitor, es decir mi bisabuelo, quien lo obtuvo por el suyo, mi tartarabuelo, quien fué un General con protagonismo en la historia argentina, por lo cual hay pueblos y calles en su honor, además de sus descendientes por línea directa e indirecta.

En mi caso personal, un tío paterno y su esposa tuvieron un hijo que nació  un mes antes que yo, a quien sin entenderse bien la razón "rompiendo la tradición" por decirlo de algún modo, le pusieron el nombre que me "correspondía". 
Claro está que no existían las ecografías y como aún no se sabía mi sexo y se apresuraron un poco.

Lo divertido del asunto era  que mis tres hermanos mayores, chiquitos entonces, cuando mis padres me apodaban "Wences" ellos me decían LAO.

Pero como quise siempre que no me confundieran con ningún otro y que me identificaran por quien soy en realidad, prefiero que me llamen LAO como lo hicieron mis hermanos y no por mi nombre oficial, contra el cual no tengo objeción.

Lo mas divertido, pero puramente casual, es que a mi primo suelen llamarlo WENCES.


                 gracias por leerme  


                                      LAO  PAUNERO

14 comentarios:

Sindel dijo...

Me encantó esta historia, las tradiciones de poner nombres durante generaciones es muy común, yo nunca la respeté, pero en muchas familias se hace.
Es muy original que te llamen Lao, y está bien que a tu primo le llamen Wences, así cada uno tiene su apodo.
Un abrazo.

Carmen Magia dijo...

Me ha gustado esa tradición de tu familia :) No sabía como te llamabas.

Muchos besos.

Leonor dijo...

Tradiciones que se han ido perdiendo. Buena historia LAO, ahora me siento más cerca porque te llamo como tus hermanos.

Un beso

esteban lob dijo...

¡Vaya historia "Lao"!
Podría haberse supuesto que eras chino...pero con acento porteño, imagino.

Rosa dijo...


La historia de tu nombre, es igual en mi familia. Mi hermano se llama Miguel Ángel, igual que mi abuelo y cada hermana de mi madre le puso ese nombre a uno de sus hijos.
Costumbres de antes que se respetaban al pie de la letra.

Un abrazo Lao.

Rosa

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Hay un punto en la vida en el que pasamos a ser nosotros los que condicionamos la forma en la que seremos nombrados, independientemente del "oficial" con el que hemos sido bautizados.
Ha sido un gusto saber de paso los entre telones de el por qué de cómo te llamaron tus padres.
Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

Que grato leerte
En mi familia no corrio la tradicion
Me pusiron dos nombres asi que podia optar, lo mismo hice con mis hijos
Saludos

Josú Barroso dijo...

Muito bom, meu amigo Lao.
E essa tradição continuou?
Passou para algum filho o nome?

maria cristina dijo...

Lao, son dos ramas del mismo árbol, al fin y al cabo, muy tierna anécdota, un abrazo!

Soñadora dijo...

Simpática historia, Lao te hace único!

Tracy dijo...

No me gusta eso de seguir las tradiciones en los nombres, porque a veces hay que cargar con cada uno...
Lao me encantan, da las gracias a tus hermanos.

Ilesin dijo...

En muchas familias sigue estando de moda el poner el nombre de los ancestros pero hay que ser uno mismo y no una copia de quienes nos precedieron.
Besos

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Gracias de verdad amigo LAO, por compartirnos esta linda historia de tu vida,
paz y dicha
Isaac

Sara O. Durán dijo...

Bien podrían patentar el nombre, que ya se quedó de propiedad de tu familia. : )
Un abrazo.