jueves, 19 de marzo de 2015

A TRAVÉS DE LA VENTANA

APORTE  JUEVERO

PROPUESTO POR  GABY

















Cuando no era por el frío, era por el viento. Y si alguien lo invitaba o  le venían las ganas, se le cruzaban las tentaciones por salir, pero algo hacía que se bloqueara y las espantara como moscas para borrarlas de su mente enseguida...

Se ponía entonces a ocuparse de tareas adentro de la casa, sea cocinando, arreglando algún objeto o escribiendo lo que le inspiraba . Pero sin entender porqué, también ahuyentaba a las musas y el humor de inspiración se le volvìa pésimo. 

Es que no quería salir de su casa desde aquella vez que...

Desde aquella vez que... prefería quedarse encerrado sin ni siquiera comunicarse con nadie.  El solo hecho de pensar en salir lo hacía asustarse en grado extremo perdiendo  control sobre sus actos y pensamientos.

Desde aquella vez que.... optaba por quedarse solo y encerrado. Aunque de tanto en tanto se le cruzaba algún recuerdo feliz del antes del encierro y recordaba por ejemplo el mar, o cuando remontaba barriletes y otras tantas y tantas cosas.

Pero ya estaba viejo y achacoso. Sería bueno curarse de la agorafobia que seriamente padecía desde aquella vez que.....

En realidad, por mas que se esforzara no podía acordarse que era lo que le había sucedido "aquella vez". Ni siquiera se animaba a salir en busca de alguna terapia o de alguien que lo ayudara.

El transcurrir de su vida se  había hecho triste y angustioso....

--------
--------

Cierta noche se abrió una de las ventanas de un golpazo  debido a una corriente de aire muy fuerte que entró en la casa. Extrañamente lo atrapó la luna toda iluminada rodeada por un manto de estrellas de tal manera que se quedó apoyado en el marco mirando hacia afuera encandilado y enamorándose de una escena tan hermosa y especial que hacía años que no veía y que nunca la había sabido apreciar como en esa ocasión.

Tan absorto estaba que llegó al amanecer sin notarlo. Escuchó los pájaros, percibió la brisa fresca, el perfume de las flores y tantos otros disfrutes para los sentidos.

Al rato pudo escuchar las dulces voces de los chicos jugando y a los señores y señoras caminando y charlando alegremente, algunos flirteando muy felices y sentir a los jóvenes con sus cantos que le sonaban como nunca lo había apreciado. 

Todo hizo que contribuyera a alimentarle  un profundo deseo de salir  "A TRAVÉS DE LA VENTANA" por fin después de toda una vida encerrado y pleno de temor al mundo de afuera. 




Terminó superando su enfermedad  muy feliz y salió por la ventana transformado y sano por fin......................................




Lástima que descubrió después de tanto tiempo encerrado, al mundo y a la vida cayendo  desde un tercer piso .........

                            

                                 Gracias amigos por leer!!


                                       LAO   PAUNERO

28 comentarios:

maria cristina dijo...

Qué final Lao, venía todo muy bien hasta que le llegó la realidad. Un abrazo!

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Muy bien lo de la superación, la apreciación de la belleza.
Me permito imaginar que cayó sobre un toldo, que atenuó la caída. No pasando de una fractura y que pasará su recuperación mimado por las musas.

Alfa Fon-Amor dijo...

Inesperado final,abrazos,buen relato amigo.

Carmen Andújar dijo...

Un final muy inesperado, pobre. Desde luego no se había curado de su enfermad.
Un abrazo

Pluma Roja dijo...

Pobre hombre, que descubrimiento tardío.

Interesante.

Saludos Lao.

Ester dijo...

Que pena que fuera un tercer piso, cuanto mas alto mas tiempo hubiera volado y disfrutado de estar fuera de casa.Buena historia abrazos

rosa_desastre dijo...

Terrible enfermedad que aísla del mundo, creando un mundo paralelo en la imaginación... aunque a veces la salida sea tan dramática como tu la has contado.
Un beso

Abuela Ciber dijo...

Ah Lao como me has hecho sufrir
Bueno la vida es asi no??
Cariños

Fabián Madrid dijo...

Parece que iba a ternminar tan bien, y en la última línea...
Un abrazo.

Carmen Magia dijo...

Muy bueno, toca un tema muy interesante como el de agorafobia...

Además escribes muy bien :)

Muchos besos

Tracy dijo...

Un final sorpresivo, tanto tiempo había perdido sin salir a la calle que quiso coger atajos para llegar antes.

Yessy kan dijo...

Un final tan sorprendente. Pense que habia superado la enfermedad, me quede impactada por la caida y tu imaginacion. Buen relato.
Un beso

PEPE LASALA dijo...

Me ha encantado el relato Lao, y especialmente el final. Enhorabuena. Un fuerte abrazo y buen fin de semana. @Pepe_Lasala

Charo dijo...

Qué final tan trágico! Desde luego has conseguido sorprenderme pues esperaba que el hombre acabara feliz y contento!

Amapola Azzul dijo...

Inesperado final, Besos.
Habría que haberle regalado unas alas.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Bueno.... salió.....jajajajajajaj
te abrazo, hermano
Isaac

Sindel dijo...

Tremendo relato, me había puesto contenta que aunque fuera tarde pudiera salir de su fobia, pero luego ese final es durísimo.
Un abrazo.

San dijo...

Inesperado final para una vida vivida entre ensoñaciones.
Un abrazo lao.

icue dijo...

Buen relato con final inesperado.
Un abrazo

Leonor dijo...

Qué final!!!yo lo veía ya feliz paseando y me lo matas.
Muy bueno Lao.

Un beso.

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Esos estadios de pánico irrefrenables deben ser terribles, tremenda tortura a la que muchos ni siquiera se animan a intentar poner fin. Por suerte, en el caso de tu personaje, el azar y el viento combinados hicieron que el inicio del final llegara y le sea propicio
Un abrazo

G a b y* dijo...

El encierro es un gran problema y cuando uno se habitúa a ello, salir del cascarón es bien difícil... De todos modos, nunca falta la circunstancia impensada y no programada, que termina obligándolo a uno a dar el gran salto!
Aterrizar cuesta... pero lo importante es que haya valido la pena!
Como siempre, tus narraciones son muy disfrutables.
Muchas gracias por tu presencia en la convocatoria, un gusto contar contigo!
Besos!
Gaby*

José Vte. dijo...

Ufff, Lao!!! Gran relato, muy bien narrado y con un final verdaderamente sorprendente aunque dramático. La agorafobia que sentía le hizo perder la realidad del lugar donde vivía.

Un abrazo

Loquita Diplomada dijo...

Espero que el pobre hombre no haya quedado muy machucado, pero si algo pudo aportarle la caída es que al fin pudo vencer su encierro.

Un beso!

Montserrat Sala dijo...

Por fín la ayuda llego cuando menos la esperaba. y estas agorofóbias són y difíciles de sanar. Pudo estar doblemetne feliz por haberse curado y por el disfrute que le aportó este hecho singular.
UN abrazo

Jazzy dijo...

Te íba a decir que es terrible que ocurran estas enfermedades que paralizan y no te dejan vivir, pero creo que fue peor que se curara, aunque instantes antes de su muerte fue feliz, quizás eso sea por lo menos para no dolerse tanto
Abrazos LAO

Susurros de Tinta dijo...

Que buen final, la ventana le devolvió las ganas de vivir y ella misma se cobró las ganas con su vida, esperando a ver que era lo que lo tenía encerrado pensando que era la intriga de la historia y la sorpresa es el echar a volar, al día siguiente sin duda, en algún rincón de un diario local un aspirante a columnisa de primera página averiguaría que es lo que lo tuvo preso de su propio miedo y escribiría algo así como, “no aguantó más y decidió acabar con su vida”, aissss, que poco sabemos de lo que cruza por la mente de los otros, miles de besosssssssssssssss.

Conchi dijo...

Leia entusiasmada tu historia al ver que el rumbo de su vida cambiaba y podría ser feliz como nunca, el inesperado final me ha dejado sin aliento Lao.
Un abrazo.