lunes, 2 de septiembre de 2013

EL OLVIDO Y COMO LOGRARLO


-----
















APORTE JUEVERO
COORDINA: CHARO EN SU BLOG "¿quieres que te cuente?









hay mucho para hablar de este interesante tema y, personalmente he sido desde pequeño, un olvidadizo crónico, pero me voy a enfocar en una de las modalidades de la MEMORIA SELECTIVA.

es muy real que elegimos lo que queremos recordar conscientemente o no, pero lo hacemos. Ello depende de nuestra actitud positiva o negativa. Si estamos en lo primero, descartamos todo aquello que nos haya hecho sufrir y que no vale la pena mantenerlo vivo y también cuando deseamos mantener viva la llama del Amor o la amistad, olvidando para perdonar, creo  que ésta es la dimensión mas cercana a la perfección. No debemos confundir con el hecho de conocer la realidad de las modalidades de las personas con quienes nos vinculamos, ya que una cosa muy diversa es engañarnos a nosotros mismos y no querer enfrentarnos a la verdad.

Por el contrario,si nuestra actitud es negativa, intentamos recordar todo aquéllo que nos tortura e incluso nos gusta relatarlo a los demás para contagiarlos de una modalidad morbosa del espíritu.Ésto nos perjudica especialmente, ya que nos hervimos en el caldo del odio y no logramos nada bueno ya que por algún lado "salta la liebre".

Como cierre te recomiendo que elijas olvidar y perdonar. Empleando el humor en todos los recuerdos que te tienten a sufrir sin necesidad, ya que es un buen lubricante que te hace bien a  vos mismo y contagia a los que te rodean.

Como agregado te anexo un comentario sobre la muy tan acostumbrada frase que se suele decir cuando alguien nos ha dañado de "perdono pero no olvido". Es cierto que en el fondo recordamos, pero como dije antes es una actitud del espíritu y no de la mente.

Gracias por leer. Te dejo mi abrazo amistoso.



                                   LAO PAUNERO



22 comentarios:

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

La memoria tiene sus mecanismos. No se recuerda tal cual fue sino que se va reconstruyendo. Se recuerda mejor con atención, pero menos con stress. Y lo emocional ayuda.
Lo de lo bueno de olvidar puede ser discutido, a veces hay que recordarlo para afrontarlo, para solucionar los conflictos con el pasado.
Aunque tal vez se pueda borrar algun recuerdo, no niego que se pueda hacerlo.

Fiaris dijo...

Como lo dices por algún lado salta la liebre.
abrazo amigo

Pluma Roja dijo...

Paso a dejar un fuerte abrazo.

Para comentar, creo que tendría que leer el texto original.

No sé.

Tracy dijo...

¡Menos mal que existe la memoria selectiva...!

fus dijo...

Todos tenemos armas para defendernos de nuestra memoria històrica.

un abrazo

fus

Juan L. Trujillo dijo...

Los años de vida me han hecho comprender que solo merece la pena recordar lo bueno de la existencia.
Si no sabes olvidar las afrentas y te adobas en la venganza,parte de tu vida está perdida.
Otra cosa es saber recordar y sacar provecho de lo negativo de tu existencia, para prender y poder enseñar a los demás.
Nos has hecho pensar con tu entrada.
Un abrazo.

maria cristina dijo...

Lao, para lo de perdonar pero sin olvidar, "el que se quema con leche ve la vaca y llora" lo muestra también. Uno lo recuerda cuando algo se lo trae de vuelta al presente, de ahí la idea de protegerse para no ser dañado otra vez, un abrazo!

Sara O. Durán dijo...

Implica un proceso muy exhaustivo, pero si es posible lograrlo. El amor se encarga de cicatrizar cualquier herida!
Fuerte abrazo, mi buen vecino.

Abuela Ciber dijo...

Si ser memorioso es un detalle liviano y creo que no malsano.

Cariños

Juan Carlos dijo...

Efectivamente, debe depender, como dices, de la actitud el modo en que la memoria selecciona los recuerdos. Muy interesante e instructivo.
Recibo y devuelvo el abrazo amigable.

magu dijo...

LAO
Si, eso es sano. Aunque si uno tiene que mantener la relación con alguien que lo ha perjudicado, es mejor recordar como procedió esa persona para poder desvincularse lo más pronto posible de ella, jaja y entonces si, se la podrá olvidar (te doy un ejemplo: un inquilino que te ha perjudicado, o un amigo que te ha traicinado ...mejor esperar a que venza el contrato, y listo, perdonar y a olvidar y vida nueva)( un bacio nene

rosa_desastre dijo...

Cierto lo de la memoria selectiva y cierto tambien que no hay que revolcarse en el barro de los malos recuerdos... no se, tengo habilidad para poner tras un muro lo que me hizo daño.
Un beso

Charo dijo...

Muy buena reflexión Lao y quizás tengas razón sobre la actitud positiva o negativa que nos hace olvidar o no determinadas cosas. Por fin conseguí enlazar tu blog, aunque me ha costado bastante, no sé por qué. Gracias por participar. Un beso

Encarni dijo...

Lo bueno de los malos recuerdos es que el tiempo va desgastando las emociones, y parece que se olvida el mal que nos hicieron. Es cierto que es muy importante la actitud que se tenga, con ciertos hechos dolorosos.

Un abrazo

Maria Liberona dijo...

La verdad me ha gustado mucho tu escrito y la reflexión que has hecho sobre el olvido la cual coincido en cierta forma contigo...

San dijo...

Buena reflexión la que nos dejas Lao, en cuanto a lo que dices de la actitud con la que se afronta los hechos, totalmente de acuerdo.
Un abrazo.

Sindel dijo...

Estoy de acuerdo con vos Lao, nos dejas una excelente reflexión para la semana.
Un abrazo.

Maria Jose Moreno dijo...

Me alegro de no haberme olvidado y haber llegado hasta tu entrada, con la que estoy de acuerdo en todo y que refrendo. ¡Somos muy complicados! UN beso

Priego dijo...

Hola Lao, me parece muy bien lo de la memoria selectiva ante los recuerdos, si nos empeñamos en ser positivos, los malos recuerdos van quedando relegados.
Un abrazo.

Matices dijo...

El olvido o el recuerdo lo manejamos según nos afecta, así es... Pero es cierto, debemos darle a todo la importancia justa, seguro que podemos ser más felices
Besos!!

casss dijo...

Cuanto más amamos somos más aptos para perdonar y olvidar, porque aunque cueste, así lo queremos.

Estoy de acuerdo contigo y en eso invierto mis fuerzas.

Un fuerte abrazo y besos!!!

Alfredo dijo...

No olvidar y perdonar, difícil combinación. La memoria no siempre es obediente y del perdón no siempre somos dueños. El tiempo... es el que determina y cuantifica uno y otro sentimiento.

En esto, ni siquiera querer es poder.
Abraos