martes, 9 de noviembre de 2010

¿QUE NOS DICE NUESTRO INTERIOR?

Antes se acostumbraba decir..."la mentira tiene patas cortas", "te va a salir una jorobita" o "te crecerá la nariz". Si llegábamos a mentir en lo mas insignificante, no nos atrevíamos a mirar a los ojos a nuestros padres, maestros o quien fuere. Luego parece que hubiera una especie de profesionalismo para ocultar, engañar o mentir; como si fuera parte del progreso. Se ha hecho en muchos casos, como un vicio o adicción por la mentira. Sus razones pueden ir de lo simple a lo mas complejo; pero el hecho es que se ha instalado como algo difícil de erradicar.

En lo de robar sucede algo parecido. Es frecuente no devolver una cosa en estos tiempos, o quedarse con algo si no lo reclaman, o tratar de no pagar lo que corresponde. Cuando era chico me daba vergüenza si encontraba una moneda en el suelo si no se la entregaba al chofer del colectivo. A mi hermano mayor, cuando era muy chiquito mi mamá lo obligó a llevar al verdulero, una fruta que inocentemente se había traido consigo. Yo sentía malestar de conciencia si me proponían sacar ciruelas de un terreno privado y no lo hacía.

En realidad, sigo siendo el que siempre fui. No se mentir, ni aún quedarme con algo que no es mío. Pero muchas veces me sorprenden tentaciones. Aunque felizmente sigo siendo el que siempre fui, pero mas convencido. Es que es como si uno estuviese sembrando semillas a su paso, según como se comporte será la cosecha. Son recibidas en especial por los niños que te ven o escuchan; pero tambien tu pecado puede ser la vía libre para otros que te observan.

Mentir y quedarse con lo ajeno son dos enfermedades contagiosas que se fueron instalando como si fuera un bicho taladro que corroe el tronco del árbol sin que lo notemos. Pero si acercamos nuestro oido, escucharemos su ruidito.

Hoy se miente y se roba con toda pachorra y con gran facilidad; podemos engañarnos a nosotros mismos sin que nadie lo note o te diga algo.

Se ha creado una zona gris en la conciencia, intermedia entre el bien y el mal, donde reina el todo vale.

Escarbemos en nuestro interior por si acaso ese bichito taladro nos esté carcomiendo...

Hay múltiples formas de mentir o de robar. Por ejemplo, darle una respuesta falsa a un niño o de aprobar algo que sabemos que no es correcto.

Indaguemos finamente nuestro íntimo ser y veamos si nos quedamos con algo de alguien, o si somos cómplices de que otro lo haga, o si dejamos de dar algo que nos sobra, aunque fueran unas zapatillas viejas que a otro le servirían, o mil detallecitos mas, en los que podemos dejar de no dar lo que se puede dar.

Es cierto que hay políticos habilmente preparados para mentir. O que hay países que tiran productos que pueden ser bien aprovechados.

Pero empecemos por nosotros mismos que seguramente tenemos mucho para mejorar. Yo me incluyo. Tengo mucho que trabajar conmigo aún...

16 comentarios:

Anele dijo...

Remover la conciencia de vez en cuando viene muy bien.

Un abrazo, Lao.
;)

Gla dijo...

La verdad, no quiero pecar, pero en este tema no tengo muchas materias pendientes, más bien, todo lo contrario. A veces debería ser más egoísta y menos desinteresada.....En otros temas...seguro que hay mucho que mejorar, pero en esto si peco de algo, es de exageración....

Franki dijo...

Seguramente, se han perdido los valores de antaño. La gente no tiraba un mendrugo de pan, porque era una falta de respeto con los que no lo tienen, o dejar el asiento de un colectivo para sentarse una persona mayor. Mentir tambien era una falta... pero ahora todo vale, impera la frivolidad.

Todos somos andantes del mismo camino y toparemos con parecidas dificultades. De cada uno depende, como afronta su propia vida y lo que reciba de ella.

Un abrazo

Lao dijo...

Anele. Estamos muy de acuerdo. Un abrazo!

Lao dijo...

Gla. ¡Muy bien!!!!

Lao dijo...

Franki. Estamos muy de acuerdo. Muchas gracias. Un abrazo!!!

Vaeneria dijo...

A veces las mentiras son tan dañinas... por ejemplo, cuando se le dice a un niño: "Los reyes magos no existen, son los padres los que dejan los regalos". No, no se puede creer semejante crueldad. Por eso, tengamos cuidado al hablar, podemos decir verdades más dolorosas que la peor mentira. Eliminemos las mentiras pero no las sustituyamos por palabras reales pero hirientes. Muy buen tu reflexión.
Saludos :)

Caro Pé dijo...

se empieza por casa. "Empecemos por nosotros mismos" Sí Lao
Beso!

Lao dijo...

Vaeneria. Gracias por venir. Es cierto no deben ser sustituidas por verdades crueles. Todo puede ser dicho y todo tiene una manera adecuada. Hay veces en que hay verdades duras, imaginarás que he vivido unas cuantas situaciones, para hablar por ejemplo con mis hijos u otras diferentes situaciones.Siempre hay una forma para decir las cosas, si duelen es porque es inevitable. Pero la mentira trae mas graves consecuencias que la peor verdad. Un saludo afectuoso.

Lao dijo...

Caro Pé. Muchas gracias. Es cierto tenemos tanto que hacer en la propia "casa" que nos llevará la vida. Lo que demos a los demás, será en consecuencia.Un beso

esteban lob dijo...

Hola lao:

Compartu tus decires y también los de Vaeneria.

Te mando un abrazo, estimado poetra.

esteban lob dijo...

FE DE ERRATAS:
Aunque sea obvio, pero quise decir poeta.

Gustavo dijo...

Bueno yo creo que cada cual sabe el lugar donde esta parado. Sno roba, no miente, etc podra vivir mas tranquilo, dormir en paz por las noches, ni tener que ocultar nada. En cambio si roba, miente etc podra vivir en lujosas mansiones, tener el mejor auto, veranear en el Caribe o donde se le antoje. Pero por dentro la conciencia no lo dejara en paz. Sabra que hay algo que esta mal y lo mantendra nervioso, pensara, no podra dormir por las noches, etc.
Yo por ejemplo voy a ser sincero. Si estoy en un lugar limpio como un parque o una plaza tiro los papeles en la basura como corresponde. Ahora si voy por una calle mugrienta, llena de basura por ahi como algo y tiro los papeles en el suelo. Onda que si nadie se preocupa por la limpieza no voy a andar siendo el unico.
Te mando un abrazo y espero que andes bien. Chau

Lao dijo...

Esteban. Muchas gracias por venirte hasta aquí y por tus palabras estimulantes. UN ABRAZO.

Lao dijo...

Gustavo. Como vos lo decís. Aunque no lo parezca, si obramos mal, por algún lado "salta la liebre". Hacer las cosas bien, resulta contagioso... Muchas gracias por tu visita y tu opinión constructiva. UN ABRAZO

magu dijo...

LAO
Me mandé un speach tremendo y no salió ¿ a dónde se me fue?¿ dónde lo metí?
bue
abrazo