sábado, 25 de abril de 2009

EN UN FUTURO CERCANO

Hace un tiempito, el hijo de unos amigos de los "muy", se estaba por casar ¿gran emoción en ellos se supondría? No, había un acompañamiento al suceso, pero con sensación de mal presagio...para ellos...sería un desastre. Es que era el segundo intento, dejando hijos pequeños en el primero incluso; y la suma de los hechos transcurridos, anunciaban un nuevo potencial fracaso.
Mi esposa Adela y yo, al ser muy amigos, hicimos el acompañamiento moral, tratando de sembrarles a todos un buen mensaje. Al saludar a la novia, me dió impresión que me dijera que ¡ojalá nos vaya bien!...ante lo cual respondí que "nunca se debía pensar así al dar ese paso...que el matrimonio era una lucha de a dos hecha para ganar". No cuento otros tristes detalles que se sucedieron para no latear demasiado.

Voy aclarando que ésto no es contra nadie, tengo por ejemplo, familiares , en situaciones parecidas, e irreversibles. Muchos padres son mas víctimas que responsables, a veces los dos, o a veces uno de los dos.

Los derechos del niño hoy son comidilla política y sacian la hambruna de prestigio de muchas organizaciones.

Pero lo cierto es que, el hombre y la mujer en general, se separan con mucha facilidad y el hecho de ser juntados o casados, tiene las mismas consecuencias. Y
que hay muchos que se casan o juntan pensando de antemano en el fracaso e incluso en varios casos firman un contrato sobre el probable destino de los bienes materiales.

¿Y los niños? Los niños que sufren la decepción de una promesa fallida, de padres que "estarían juntos para toda la vida" y que, en consecuencia, contarían con ellos de igual manera. Entre otras , estructurarán posiblemente, del mismo modo, la escala de valores de sus propias vidas; basándose en las mismas pautas recibidas, en la dicotomía PROMESA DE AMOR Y FRACASO.

Reconozcamos que hoy, hay suficiente información y lucidez intelectual como para prevenir el fracaso y no entregarse a él, "así como así" como si fuera tan fácil como bajarse del colectivo y seguir caminando. No es dificil comprender que la familia es una hermosa aventura de a dos, donde hay dos actores activos y luego, uno o más participantes activos que tambíen serán acreedores de la misma promesa de amor.

Les voy vaticinando que...al paso que vamos, los hijos estarán validados y capacitados para hacer demandas legales, con representantes habilitados, por los daños de doble abandono y negligencia. La torta se dará vuelta y los jueces no podrán desoir esos reclamos, trayendo duras consecuencias. Ello terminará siendo un factor de peso para que se tome con mayor responsabilidad, la desición de casarse, a la vez que los conflictos sean resueltos sin apresuramientos, tan perjudiciales, que dejan duras huellas en el crecimiento de la humanidad.

4 comentarios:

Caro Pé dijo...

Lao! Tanto tiempo!!!, en serio.

Soy hija de padres separados, casi desde q nací.
Más q entender el tema este lo transité, y es cierto hay un mambo, no le sale gratis a los hijos.

también es cierto que , reflexionaba desde chica, (no sé si porque me lo decían o yo me lo decía)
Bueno para qué hubiese querido 2 padres que me iban a dar un infierno de hogar.

Totalmente de acuerdo en q hoy la liviandad con la q se toman decisiones de este tipo es patente.
Me separo, me divorcio, como si dijera, voy al baño.
nefasto

Y como tu sabrás si "la flia es la base de la sociedad", hay tremendo kilomobo con respecto a como estamos hoy.

saludos grandes para La Plata!

Lao dijo...

Caro Pé. Muchas gracias por visitar y compartir tu experiencia. Es cierto que peor que separados es vivir con padres que se lleven "a las patadas" porque un hijo sufre por éso, lo indescriptible. Pero se puede hacer una encuesta con padres separados hace años y te sorprendería la cantidad de arrepentidos. Mi intención no es molestar...sino reflexionar...todos somos en alguna medida, parte de una misma realidad. La Plata retribuye tus saludos!!!

mara y cuyá dijo...

Lao
Muy interesante tu entrada. Lamentablemente vivo a diario, las consecuencias que arrastran los niños por estas irresponsabilidades.
Creo que nadie pude garantizar, cuando te casas, que una pareja durará para toda la vida, pero por eso, se debe analizar muy bien la decisión de tener un hijo, y hasta conversar cuál será el proceder en caso de que la pareja fracase. Pero muchos tienen hijos por accidente, o porque quieren tener un hijo, que es muy diferemte a querer ser padres.
Ser padres no tiene que ver con instinto, sino con responsabilidad, dedicación, respeto y amor, para con la vida. Y es una decisión irrevervesible.

Saludos

Lao dijo...

mara y cuyá. Tenés razón, tener hijos es toda una gran responsabilidad y no hay vuelta atrás. Saludos y gracias por comentar