jueves, 12 de mayo de 2016

OBJETOS OBSOLETOS

HISTORIAS  JUEVERAS

COORDINADAS  POR  CHARO
























Difícil de contar lo sucedido aquella vez. Eso que casualmente no había bebido nada de mas. Completamente sobrio y muy de sobra.

Pero como estaba muy oscuro por ser tan de noche,  caí adentro de ese sótano satánico y se veía bien que me había desmayado porque desperté en el extremo de las escaleras y con un fuerte dolor de cabeza.

En esas situaciones por lo que veo uno se cree como venido del otro mundo....

Sentía el goteo de un poco de sangre y me la sequé con un trapo que había junto a mi. Al menos pareció que eso era debido a la blandura de su textura. Me limpié con el mismo, superando su olor a humedad y suciedad a  pesar de ser tan aprehensivo.

Me quedé dormido un rato pero me desperté con voces extrañas de extraño lenguaje que por un raro misterio empecé a comprender justo cuando comenzó a iluminarse el lugar y pude diferenciar a los OBJETOS que hablaban entre si.... ¿objetos hablando? me increpó mi cuñado que no creía un "soto" lo que yo les estaba contando. Mira "manito" vos estás del coquito enfatizó ridiculizando mi historia. 

No quizo creer que los buzones, teléfonos públicos, relojes cucú, máquinas de escribir, enaguas, miriñaques, corbatas, y miles de objetos fuera de uso, estaban apilados, encerrados y amontonados organizando una revolución en pro de la libertad de los OBJETOS OBSOLETOS liderados por una cierta SEÑORA CHARO. Y mucho menos creyó que hablaran y que me quisieron aplastar, pero  a cambio de dejarme vivo y de perdonarme la vida, aunque sería mejor decir que "me perdonaron la muerte por un golpe de suerte".

Mi cuñado no solo nunca me creyó sino que lo divulgó hacia los cuatro vientos haciendo pensar a los demás que yo estaba loco.

Por otro lado les cuento que al menos una vez al mes me reúno con el grupo  de "los objetos obsoletos" para seguir organizando nuestra acción rebelde ya que de la curiosidad terminé en el entusiasmo de participar con ellos. 
Espero que me recuerden con afecto y les dejo mis saludos a todos los lectores. 

Si llegan a escuchar ruidos de voces con lenguajes extraños les recomiendo que dejen las puertas y ventanas bien cerradas.




                              firmado por 


                              LA  MÁQUINA DE ESCRIBIR



                                 




17 comentarios:

Neogéminis Mónica Frau dijo...

jeje muy bueno!... un texto delirante que nos pone en perspectiva para revalorizar esas reliquias que hoy resultan curiosas excentricidades de otro tiempo, mucho más simple e inocentón/ A la lista que enumeras se me ocurren muchos otros que hoy ya ni existen: estampillas, discos, grabadores de cinta, pasacasettes, lámparas a kerosene, bolsas de agua caliente, etc etc
Un abrazo

Katrina dijo...

Definitivamente inesperado! pero vamos! no te vayas con los objetos que aun no estás obsoleto

AMBAR dijo...

Me he reído un buen rato gracias Lao.
Es un estupendo relato, guardo y en buen uso la máquina de coser (Singer) que mi bisabuelo compró para mi abuela, que a su vez se la paso a mi madre y ella a mí, en ella coso y bordo todo lo que necesito.
También guardo otras cosas, sólo por valor sentimental.
Un buen fin de semana y un abrazo.
Ambar

Juan L. Trujillo dijo...

No te conocía en esta faceta humorística de escribir, pero me ha impresionado gratamente tu relato.
Desgraciadamente las casas actuales, mas pequeñas que las que existían en nuestra niñez, hacen que se puedan almacenar menos esos "cachivaches", que ahora nos resultan anacrónicos, pero al mismo tiempo sentimentales.
Un abrazo.

El Demiurgo de Hurlingham dijo...

Creo que te dejaron escapar, por considerarte un buen propagandista de su causa, un vocero.
Y algo ya están logrando porque ya los discos de vinilo volvieron.
Saludos

pikxi dijo...

Muy original. ¡Qué viva la revolución de los objetos obsoletos! :-)
Un saludo.

Ester dijo...

Me has hecho reír, tu ocurrencia es de lo mas simpático. Tengo guardados algunos "cacharros" y lamento que recientemente tiré un PC portátil Compac de color blanco que pesaba varios kilos. Siempre que tiro algo al rato me arrepiento, acudiría gustosa a esas reuniones. Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

Muy enojados y tristes debend e estar luego del buen uso qe nos dieron los dejamos obsoletos!!!!!
Estupendo lo que nos regalas
Cariños y buen fin de semana

Charo dijo...

Ja,ja,ja,ja....Qué bueno Lao! Por un momento me he visto liderando todos esos "objetos obsoletos" que te querían volver loco...o que te volvieron porque ahora te vas de parranda con ellos...
Muy divertido! Muchas gracias por participar!
Un beso

Tracy dijo...

A tu sótano es donde van a ir a parar mi cabina telefónica y mi buzón, jejejejeeje

maria cristina dijo...

Buenísimo Lao! No podrías representar mejor a un objeto que con una máquina de escribir, un abrazo!

Carmen Andújar dijo...

Muy original tu historia. Tienes razón, si esos objetos levantaran la cabeza, se quedarían anonadados; pero creo que de todas maneras debían de tener un lugar en este mundo.
Un abrazo.

Mag dijo...

Lo que no vale para un roto, vale para un descosido.
Un beso enorme.

Rosana Marti dijo...

Un relato de lo más original, todo está en el sentido que valoremos las cosas.

Un fuerte abrazo y pasa un lindo domingo.

icue dijo...

Original y simpatica historia.
Un fuerte abrazo y mantén tu buen humor

Alfa Fon-Amor dijo...

Estuvo muy bueno leerte,abrazos.

RosaMaría dijo...

jajaja... buenísimo! Un poco de delirio, que no locura, hace falta en este mundo. Saludos.