lunes, 4 de mayo de 2015

BRÚJULA







LAS PALABRAS  DE  SINDEL














Desde chico su abuelo le habría dicho : "¡nunca desesperes!" "porque la desesperación te llevará al abismo"

Siendo todavía un joven había preparado su mochila desde la noche. También sobre esas cosas había aprendido desde los doce años..... razón por la cual no se olvidaría de nada, tanto de la soga como, la barra de chocolate , la manta para el frío, la línea de pescar y unas cuántas cosas pero no muchas, para que no pesaran demasiado.

Lo nuevo era que nunca había hecho una caminata solo. Pero se sentía muy seguro e incursionó adentro del bosque caminando por el borde del arroyo  sin ningún temor, ni siquiera de los distintos animales que lo curioseaban y que el cada tanto se detenía a mirar lo que  tanto le gustaba hacer....

"Total tengo mi BRÚJULA" se decía muy confiado.... no me voy a perder...

Pero no había pensado en diferentes eventualidades hasta que apareció un chancho salvaje directo para atacarlo y comenzó a correr con su mochila medio abierta porque recién había estado comiendo sentado en un tronco. Cuando logró detenerse adentro de una cueva quiso pensar para dónde era que tenía que seguir, entonces buscó muy confiado su BRÚJULA en los bolsillos de la mochila pero ésta ya no estaba, se había caído en su corrida y a pesar de los consejos de su abuelo cayó en DESESPERACIÓN y perdió el control de si mismo...

Durmió en la misma cueva y en medio del intranquilo sueño apareció un duende que se parecía a su abuelo, que le dijo  "no te olvides de mis palabras"..... y ese sueño si que fue mágico porque le hizo relajarse y pensar convenientemente....

Al día siguiente contaba a su familia y amigos su aventura de como había logrado orientarse por la humedad de los troncos que le indicaban para donde estaría el Sur y otros detalles que le sirvieron para encontrar el arroyo...

Comprendió entonces que la BRÚJULA no lo era todo y que su abuelo lo había orientado y lo seguiría haciendo con sus consejos..... 


                         gracias por leer

                                     LAO PAUNERO

16 comentarios:

Carmen Magia dijo...

Me ha encantado... Yo me hubiera muerto de miedo.

Muchos besos

Sindel dijo...

Es genial este cuento. La mejor brújula está dentro nuestro, y en este caso fue buscar la serenidad para poder ver más allá del miedo.
Un abrazo.

Alfa Fon-Amor dijo...

Me gustó mucho,gracias por compartir,abrazo.

Yessy kan dijo...

Ciertamente, el miedo ante la desesperacion no deja razonar. Las palabras de su abuelo lo calmaron para salir triunfante de esa situacion.
Me encanto leerte.
Un beso

Ester dijo...

Leerte ha sido un placer, cuento con moraleja. Un abrazo

Ilesin dijo...

Que hermoso texto lleno de ternura y de esa lección que solo las personas mayores no pueden dejar.
Besos

Tracy dijo...

Las palabras de nuestros mayores también son brújulas.

Conchi dijo...

Una relato genial Lao, Las enseñanzas y consejos de los abuelos, son nuestras mejores guías cuando volamos solos.
Un abrazo.

gla. dijo...

Precioso escrito
Me gusta leer tus cuentos
Un abrazo

Neogéminis Mónica Frau dijo...

Agudizando los sentidos uno a aveces no necesita brújula para orientarse,. linda anécdota
=)

casss dijo...

Aun con brújula, nuestra desesperación puede jugarnos una mala pasada. La calma, la intuición y esos duendes que nos guían mucho mejor, pueden hacer que la historia tenga un feliz final.
Tu relato es un encanto!!!

Besos, Lao

maria cristina dijo...

La desesperación es el destello que luego de apaciguarse nos lleva a pensar en la solución adecuada, ese es mi caso a veces, un abrazo Lao!

Carmen Andújar dijo...

En ese caso, les sirvió mucho más los consejos de su abuelo, mucho más que su brújula.
Un abrazo

Musa dijo...

Precioso, nos olvidamos que existe una brújula en nuestro interior.
Saludos

Fanny Sinrima dijo...

Interesante moraleja. Los medios técnicos pueden fallarnos, pero los conocimientos, el bagaje cultural adquirido, en este caso sobre el lenguaje de la Naturaleza, son la mejor ayuda para andar por la vida.
Precioso cuento, Lao. Mi felicitación.
Saludos.

viejokike dijo...

Muy bueno Lao. Gracias.