jueves, 5 de junio de 2014

EL TRABAJO DE LOS JUEVES

















APORTE JUEVERO

SUGERIDO POR ENCARNI

EN SU BLOG "LA BRISA DE VENUS"
















Para ser sincero es un tema extenso que da mucha FIACA de encarar, pero bueno, vamos que tener que agarrar la pala o el lápiz, y comenzar a lograr que la tierra de nuestro escrito resulte ser fértil. Desde luego, siempre y cuando las semillas no tengan la genética alterada.

Veamos la sinonimia de trabajo:      tajo, faena, tarea, labor, ocupación, obra, operación, laboriosidad, quehacer, elaboración, fabricación, ejercicio, trajín, diligencia, empleo,  cometido, profesión, obligación, encargo, menester, práctica, misión, oficio, actividad, actividad profesional, afán, ajetreo, aperreo, apretón, asunto, campaña, chapuza, colocación, empeño, empresa, encargo, fajina, función, gestión, hazaña, labranza, laborío, manipulación, manufactura, ministerio, práctica.      Total:       cuarenta y seis palabras extraídas del Diccionario de Sinónimos, al que cada tanto acudo y sacudo pidiéndole clemencia por nuestra rico lenguaje. Cada una con su propio carisma y sentido propio, pero sinónimos al fin.



En fin.... eso de buscar trabajo comenzando de cero o de casi nada muchos lo han hecho. Aquello de leer avisos, golpear puertas o inventar recursos, tal vez no todos hemos estado en idéntica fila....

Me vienen muchos recuerdos desde la infancia. Cuando me gustaba ir en el carro del frutero, con unos diez años tal vez; quien en ocasiones me confiaba las riendas del caballo y al regresar a casa, lo hacía con la paga, que consistía en un gran manojo de frutas que no me cabían en mis dos brazos.

Cuando mas o menos por esa edad, acompañaba al cura a las dos iglesias del pueblo, en su autito para ayudarlo en la Misa y volverme con un montón de verdura que me daba el cuidador de la Parroquia, de su gran huerta, que yo observaba en detalle para aprender un poco mas de la quinta que soñaba armar en casa.

Cuando a los ocho, iba a la bicicletería para ayudar en lo no que entendía "un soto", para volverme todo engrasado y contento con las monedas que me habían pagado.





Cuando andaban por las casas los Inmigrantes europeos, quienes causaban mi curiosidad y admiración. Recuerdo aquel señor italiano a quien acudíamos los chicos acompañando a mi mamá hasta el portón para escucharlo decir "sono inyenieri recibido en la Italia". Era uno de los tantos de los cuantos multifacéticos trabajadores que sabían destapar una cloaca, podar un frutal, levantar una pared o lo que se le viniese en gana saber. Esos señores inmigrantes, si que sabían encarar la vida y poner todo el ingenio superando a todos los "genios charlatanes" que hoy abundan.




El trabajo es la dignidad y libertad, eso lo discuto a quien quiera que se cruce. Uno mismo lleva en si mismo el impulso de buscarlo, crearlo y obtenerlo. El que mas recursos tiene suele ser el que mas se queja y el que menos se mueve para ayudar al que no los tiene . El buen pobre es el que no se queja. He visto a muchos de ellos, en silencio, ayudarse unos a otros. También he visto a malos pobres resentidos y hostiles.

Pero, la miseria y el hambre es consecuencia del egoísmo y la ambición descontrolada de unos pocos.

Quejarse por quejarse es una de las enfermedades que detesto. Es hermana melliza de la discordia y de los enrolados en el Grupo del Caos. La peor lacra de buitres, es la que vive del "RIO REVUELTO GANANCIA DE PESCADORES".

Estamos acostumbrados, metafóricamente hablando, a que no nos falte la heladera. Como hijos malcriados del concubinato de Don Capitalismo y Doña Consumista que nos quieren "educar" acostumbrar a vivir con todo servido.






"SONO INYENIERI RECIBIDO EN LA ITALIA"!!!!!!!!!!!!!!!!!!


                                                    Lao Paunero  

9 comentarios:

Alfa Fon-Amor dijo...

Amigo regreso luego esto merece tiempo para leer detenidamente,abrazo.

Sofya dijo...

Se me ha hecho corto, cuando leo verdades me puedo tirar leyendo horas y horas.

Un abrazo LAO, buen fin de semana!

censurasigloXXI dijo...

No es fácil mostrarse amistoso cuando cuesta llenar el plato de los tuyos ¿Sabes cómo lo conseguí yo? Cuando la buena gente comenzó a ayudarnos al observar que algno nos sucedía y nada pedíamos. Ahí comence a ver la generosidad de personas casi desconocidas, la buena voluntad que hasta no hace mucho me era desconocida.

Abrazo y cafelito.

maria cristina dijo...

Lao, es verdad, la queja es falta de ganas de hacer las cosas que corresponden a cada uno, cuando algo se necesita se debe ir en su busca, no esperar que lluevan del cielo las oportunidades, un abrazo!

Yessy kan dijo...

Que hermosos recuerdos de tu niñez “laboral” porque aunque sean pequeñitas cosas es trabajo.
Reza un dicho: el que le guste celeste que le cueste. Y como también nada cae del cielo, es nuestro deber buscar el pan de cada día sin atenernos a segundos ni a terceros.
Saludos

Alfredo dijo...

Muy didáctico e ilustrado relato, con el que coincido, como imagino que la mayoría.
Me quedo con esas vivencias personales tan jugosas e irrepetibles.
Abrazos

Encarni dijo...

Estimado compañero, creo que después de leer este texto, he pensado que no estaría mal para una conferencia sobre el Banco del tiempo, muchas de estas historias, tienen un nuevo concepto de trabajo, pero también de ayuda, de cooperación, solidaridad, etc. es por eso que creo que debería ser importante.

Un saludo

Atentamente

(Responsable sobre Gestión del tiempo)

Charo dijo...

Qué entrañables tus primeros trabajos! y qué cantidad de sinónimos!

ibso dijo...

Por lo tanto hay muchos indignos y esclavos en el mundo, incluso trabajando.
Buena reflexión.
Un abrazo.