miércoles, 5 de marzo de 2014

LAS MASCOTAS (APORTE JUEVERO)















propone y cordina
Charo en su blog....
¿quieres que te cuente?





                            





                              Hace unos siete años, un seis de enero precisamente, en horas de la noche, antes de irnos a dormir y celebrar Día de Reyes Magos con nuestros hijos, Adela mi esposa, sale por la puerta de calle y al ratito me llama con voz tranquila y cara feliz desde afuera de la casa.

                             Cuando me acerqué me dijo enfáticamente... "¡mirá lo que dejaron tirado!".... inmediatamente puso en mis manos una pequeña cachorrita que habían dejado en el jardincito que hay adelante.

                              Esa perrita, a partir de ese momento y por un efecto mágico "me adoptó" y me sigue por todas partes sin que yo la reclame. Si voy al fondo, ella también lo hace y si regreso vuelve atrás mío contenta y moviendo la cola. Si me siento en un sillón, ella se tira debajo y de allí no se mueve hasta que no me levanto.





A la mañana cuando salgo, me descubre enseguida y me conversa. Así como te digo.... ¡me habla!, a su modo pero lo hace cuando me ve, como si me contara algo. O sea que, aunque  no lo pretenda, ella me sigue por todas partes y está pendiente de mi persona.

Obviamente, estas conductas caninas, producen gracia y alegría para Adela y nos trae los recuerdos de aquella vez en que alguien la dejara abandonada siendo tan chiquita. Tal parece que le hicieron un favor. 
--------

Como último detalle importante te voy a decir que, servida por otro perro que tenemos en casa, nos sorprendió como es que recién a los seis años y medio de edad, según calculamos, tuvo una hermosa perrita color marrón, que para sorpresa, imita los mismos comportamientos que tiene su madre para conmigo.......

Nuestra principal protagonista se llama Pantufla, en alusión al Día de Reyes -por aquella costumbre vieja de dejar los zapatos junto al pesebre- y a su pequeña hija de once meses, la llamamos en honor a su mamá, Ojota.

----------

La duda que me queda es saber quien es la verdadera Mascota, si las dos perritas o el que te escribe. 


 Gracias amigos por leer 
                                         

                                          LAO PAUNERO



(Pantufla y Ojota son denominaciones de dos tipos de calzado en nuestro medio)











26 comentarios:

Ester dijo...


Siempre he mantenido que a los perros se les da de comer, se les baña, se les saca de paseo, se les recogen las cacas, se le pone casa en la casa, se les habla, se les quiere, ¿Quién es quien?
Abrazo

maria cristina dijo...

Lao, los animalitos nos alegran la vida, hermoso tu relato, un abrazo!

Alfa Fon-Amor dijo...

Un relato agradable el día de hoy mi amigo,abrazo

sofya dijo...

Muy bonito tu relato Lao, no puedo asimilar todavía cómo hay personas que maltratan a los animales, con lo que aportan...

Un abrazo

Lucia M.Escribano dijo...

Un precioso cruce de caminos en un día para no olvidar, cuanto cariño nos regalan, tienes razón en lo que dices, por momentos no se sabe bien quien es mascota de quien.
Besos para ti y para Adela, y achuchones para tus dueños jajajja.

Mª Jesús Muñoz dijo...

Gracias por tu visita, Lao. Me ha encantado la historia que nos cuentas, entrañable y cercana...Toda una familia bien compenetrada, amigo.
Mi felicitación y mi abrazo inmenso por tu claridad y sencillez.
M.Jesús

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Que bendecido eres hermano, con esos regalos tan bellos que te ha dado Dios en forma de tus bellas mascotas...

paz

Isaac

censurasigloXXI dijo...

Ahí esán junto a nosotros, sin pedir casi nada a cambio más que cariño y cuidado; disfrutamos haciéndolo, además. Nunca nos fallan, se alegran y entristecen con nosostros...

Un abrazo y felicidades por tener tan buena compañía.

Fabián Madrid dijo...

Parece que el perro es el animal de compañia por excelencia.
Un abrazo.

Abuela Ciber dijo...

Goze muchisimo tus palabras.
Parten desde aca en la personita de Mushi,que no digo mia porque me parece en algunos momentos que es al revés ja ja!!!

Saludos

Azulia PourToujours dijo...

Soy de las que piensa que somos las mascotas de nuestros animalitos. Me encantó la historia de Pantufla, aparte de que es muy bonita. Bonito relato Lao.

Priego dijo...

Hola Lao, un relato muy tierno, somos nosotros lo que tenemos la suerte de tenerlos a ellos.
Un abrazo.
Cocnhi.

Juan Carlos dijo...

Creo que sí, que hicieron un favor a Pantufla dejándola en vuestra puerta. Hemos coincidido en la idea de ser mascota de la mascota.
Un abrazo.

G a b y* dijo...

Qué preciosa historia! Los animales me conmueven en sí, me compran... y los perritos más aún.Ya por la fotografía y todo cuanto cuentas, date por bien adoptado! Qué más podemos querer que la lealtad y compañía de esos animalitos que no solo entienden todo, sino que saben, cuando uno necesita un mimo.
Los nombres genialmete elegidos!
Besos para ti y esas perritas bellas!
Gaby*

rosa_desastre dijo...

Mi perro callejero llegó a mi vida mas o menos como Pantuflas, para quedarse o dejar que yo me quedara prendida o prendada de tanta demostración de cariño.
Un abrazo

Charo dijo...

Qué bonito regalo de reyes! Los perros me encantan porque parecen personas que te entienden y te quieren incondicionalmente.
Gracias por colaborar Lao

Neogéminis dijo...

jajajaj me ha hecho mucha gracia los nombres que les pusieron!
=9

Cecy dijo...

Le han dado nombres muy originales, jje
y si Lao, ellas eligen a pesar de las circunstancia a sus dueños :)

un abrazo.

Tracy dijo...

Para empezar creo que Pantufla de adoptó a ti y a partir de ahí, ya te imaginarás quien es la mascota.

Cristina Piñar dijo...

Bonito regalo de reyes el que recibisteis en casa aquel año. ¡Que suerte tuvo aquella perrita! Un beso.

Pepe dijo...

Interesante cuestión la que planteas, Lao. ¿Quien es la mascota?. Pues yo creo que depende desde qué lado se mire. Para la perrita, está claro que te ha adoptado como mascota, para tí es ella la adoptada. La empatía mutua es la que hace que la convivencia sea enriquecedora para ambos.
Un fuerte abrazo.

Alberto Villares Fernández dijo...

Bonito relato Lao. En efecto, son los perritos quienes nos eligen y no al contrario. Recibe un abrazo.
Alberto.

Carmen Andújar dijo...

Tal vez los que tenñian a la perrita no eran unos buenos amos, y la dejaron en la casa adecuada, eso seguro.
Un abrazo

San dijo...

Una perrita muy linda Lao, la suerte le sonrió el día que la dejaron en tu jardín.
Besos.

Loquita Diplomada dijo...

Dentro de todo fue un precioso regalo de reyes! Pantufla y Ojota, que nombres originales, pero bien elegidos. Entiendo esa unión afectiva entre ustedes porque se parece a la que comparto con mi perro Lucky.
Muy linda historia! Y la perrita de la foto es una ternura.
Un beso!

Jorgelina D dijo...

preciosa historia la que compartes.
nobles corazones los de tu esposa y el tuyo y Pantufla y luego Ojota han tenido la suerte de entrar en ellos, conquistarlos y tener ahora una linda vida familiar.
me gustan las historias que compartes tienen un toque personal y anecdótico que las hace entrañables
¡saludos Lao!