viernes, 22 de marzo de 2013

COMO PANCHO POR SU CASA













Me viene a la memoria un amigo con el cual nos conocemos desde hace muchos años.´

Éramos muy jóvenes, el tenía veinticinco años y yo veintisiete si no me fallan las neuronas.

Estábamos los dos casados, felices y contentos, por lo que nuestras esposas eran también amigas.

Vivíamos muy cerca, ya que estábamos dentro del mismo edificio. Una antigua y elegante construcción, donde los grandes departamentos estaban intercomunicados por un amplio pasillo.

Gracias a esa amistad que nació entre nosotros cuatro, pasábamos excelentes momentos compartidos de sana diversión.

No obstante habían algunas insignificantes diferencias de criterio entre el y yo, ante lo cual para mi punto de vista había que tolerar porque generarían inevitables pequeñas fricciones que podrían arruinar nuestra amistad y eran perfectamente soslayables, no valía la pena tenerlas en cuenta.

El estaba acostumbrado a abrir la puerta sin mala intención, de mi casa sin avisar  haciendo una memorable exclamación de "¿están durmieendoo?" pese a todo provocaba la risa de Adela, mi esposa y yo, y como quien dice lo "pasábamos por alto" a pesar de que era un tanto incómodo en algunas ocasiones especialmente.

No era mal intencionado, actuaba de acuerdo a educación que había recibido, no le quitaba nada como persona afectuosa y sensible que siempre fue.

----

Una de las veces que  fui a su departamento, como es obvio hice sonar el timbre o golpeé la puerta, no viene al caso el detalle. Ante lo cual apareció a atenderme diciendo "¿eras vos.....porqué no entraste directamente?" "Los amigos no llaman a la puerta, entran sin pedir permiso..."

Ante ello le respondí que "PORQUE SOY TU AMIGO ES QUE NO ENTRÓ SIN PEDIR PERMISO"..."Ésto nos hará mas amigos"...

El se quedó pensando....

Seguimos siendo amigos....

5 comentarios:

Fiaris dijo...

Bueno menos mal siguen amigos porque si no deberias decir que eso no era un auténtico amigo.
por mas amistad siempre respetar al otro en todo.
abrazos.

JLO dijo...

el problema es que te abra la heladera jaja... y sí, esa confianza excesiva a veces molesta... no sería falta de sentido común? digo nomás, siempre la amistad es lo mas importante de todo... salu2

LAO Paunero dijo...

HAY QUE CONOCER LA HISTORIA DE LAS PERSONAS PARA ENTENDERLAS O AL MENOS DEJAR QUE PASE EL TIEMPO CUANDO EL AFECTO ESTÁ HAY QUE CUIDARLO. GRACIAS POR TODO!!!!

maria cristina dijo...

Lao, este simple abuso de confianza a veces es sin cociencia real, mi mamá llegaba a las siete de la mañana, abría la puerta del departamento y empezaba a descargar bolsas con cosas que nos traía, al principio caía mal pero con el tiempo nos acostumbramos a estos madrugones obligados, al fin y al cabo ella llegaba feliz con sus presentes, un abrazo!

magu dijo...

DON LAO
Jaja, era un amigo confianzudo
a mi ahora nadie me hace eso porque con las dos vigilantes medio tiburones que tengo en el living, jaja nadie pasa sin telefonear antes (así las saco del living), un beso nene y fijate sobre el YOGA RAVE, besos