jueves, 17 de mayo de 2012

MARIONETAS

Uno los ve en las diferentes intersecciones de las avenidas. Los malabaristas por ejemplo, que hacen grandes esfuerzos para ganarse la propina- Están  los que limpian los vidrios de los autos, algunos de los cuales ponen gran maestría en el desempeño de su servicio, manteniendo al mismo tiempo rápidas conversaciones con los automovilistas antes que cambie la luz del semáforo.  Están los que venden fundas para celulares, panecillos regionales, cuchillos y etcétera etcétera.


Pero hay un caso en particular que me conmueve. Se trata de un joven florista vestido de traje en forma pintoresca. Se la pasa sonriendo y bailoteando todo el tiempo como una marioneta.                 Se ha constituido en un personaje burlesco a tal punto, que algunos le tocan bocina rítmicamente para que baile al compás de la misma como un monito. Me hace acordar a esos nenitos que a pesar de haber crecido, siguen haciendo las mismas gracias que hacían de muy chiquitos para mantener la atención de los adultos o a aquellos tipos que danzaban y hacían malabares a voluntad de los emperadores para poder subsistir.


La duda que me queda, es que si alguno de los que ve al vendedor de flores, se interesa por su vida interior. Yo creo que no, que muchas veces sus sonrisas son dibujadas y sus bailes forzados. Es   como un payaso de circo que ante una especie de señal hipnótica actúa como la gente está esperando que lo haga.


Percibo en el florista una tristeza muy disimulada.



9 comentarios:

maria cristina dijo...

Uno siente vergüenza ajena cuando la gente abusa de las personas que brindan sus caricaturas, un hola amigo y la propina serían suficientes. Abrazo Lao

Uno que escribe dijo...

Gracias por esa exquisita mirada.

Aniagua dijo...

Mi querido Lao, cuanta razón tienes.La tristeza a veces es tan profunda que no se percibe
Un abrazo grande

magu dijo...

LAO
Sos un chico sensible, a mi también me enternecen esos malabaristas y floristas, pero siempre voy en colectivo, los veo de lejos, los admiro, yo no tengo paciencia para el truco de las tres naranjas.

Lembranza dijo...

Siento mucha pena cuando veo a estas personas, todo el día, al lado del semáforo, en la esquina.... tanto si hace frío como si hace calor, para unos céntimos. Con eso muchos de ellos tienen que vivir.
Y yo me pregunto, en que hemos avanzado?? los niños siguen pasando hambre, sufriendo abusos, las mujeres maltratos......... y los hombres impotencia. Sres, donde esta el progreso?? Mientras la mayoría de los ciudadanos del mundo pasen hambre, esta claro que algo estamos haciendo mal. Un abrazo

Abuela Ciber dijo...

Así lo creo,
Sabes??? nunca me gustaron los payasos del circo, no sé porque lloraba al verlos.

Cosas de la vida no???

Saludos y que pases un buen fin de semana.

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Aveces, es verdad, todos somos esa marioneta....

Paz&Amor

Isaac

SÓLO EL AMOR ES REAL dijo...

Te bendigo, buen amigo

Si, más allá,

más allá está la verdad que anida en nuestro corazón,

más allá está Aquel

que somos y que es Todo y sobre todo...

Belkys Pulido dijo...

Presuponemos que guarda una tristeza, quizás su baile y su indumentaria, quizás...pero, decía mi abuela que abunda gente feliz con vida chiquita, ojalá disfrute su venta de flores, su baile en complicidad, su rastro de sonrisas.
Dios lo quiera.