miércoles, 9 de noviembre de 2011

ABRIR LOS OJOS

El asunto esencial, es abrir bien los ojos para conocernos entre nosotros. Estamos llenos de preconceptos. La tendencia es sacar conclusiones unos de los otros guiándonos por falsas imágenes.
La pregunta es ¿que hay detrás de la fachada?

Cuando iba a la escuela secundaria, estando en los 17 años, había uno de los compañeros, llamado Carlos que acostumbraba a estar aislado y no tenía amistad con nadie.

Como le iba muy mal en las notas y siempre estaba embroncado, ello me despertó gran curiosidad, ya que además de todo eso, éramos vecinos. Resultó para mi ser un desafío el hecho de tener que ganarme su amistad. Pero a pesar de los distintos intentos, siempre me salía con un mal modo o alguna agresión de mal gusto. A pesar de que, incluso había tratado de ayudarlo en las materias sin humillarlo, prestándole algún cuaderno y esas cosas.

Tanto fue su actitud de rechazo que opté por "cerrarle la puerta".  "Nunca mas", pensé y lo borré de mis proyectos . Llegué a la conclusión de que se trataba de un mal tipo y chau que te vaya bien.



Transcurrió un cierto tiempo hasta que un  día nos cruzamos por la calle del barrio. Como iba manejando me invitó a subir al automovil y lo acepté. Y ya andando,cambió la cara por decirlo así, y se puso a charlar con mucho entusiasmo. 
Obviamente, yo lo escuchaba con cierta desconfianza pero, como dicen que las segundas oportunidades son convenientes, fui amistoso en consecuencia.


A cierto punto de la conversación se quedó callado y serio. Y de pronto me soprendió y cambió mis esquemas, PÍDIENDOME DISCULPAS por los modos con que había actuado y  me confió que tenía una seria enfermedad en la glándula tiroides que le afectaba el sistema nervioso.

Le crei porque fue un buen gesto de humildad y eso lo  explicaba todo. Además de ello, me  di cuenta que, como agravante, la misma situación le había bajado la autoestima.

Así nació un amigo.

8 comentarios:

maria cristina dijo...

Lao, tuvo la suerte de que se sincerara, hay personas que por temor prefieren la careta a decir la verdad y se quedan solas. Abrazo

Lao dijo...

maria cristina. Hay que ver que éramos muy jóvenes, actitudes como ésta marcan el rumbo. Muchas gracias. Un abrazo.

esteban lob dijo...

Buenos días Lao:
No es primera vez en que al cabo de los años, conocemos el "verdadero" interior de quienes por mucho tiempo nos rodean.Dicen que "más vale tarde...que nunca".

Feliz domingo.

Lao dijo...

esteban lob. Felizmente fue así en este caso,pero hay que reconocer que muchas veces nos quedamos con el exterior. Un abrazo

Pluma Roja dijo...

Estimado Lao, no conocía este Blog me quedo y seguiré viniendo.

Es un gusto pasar por tu espacio.

Gracias.

Lao dijo...

Pluma Roja. ¡Bienvenida! Me alegro por ello....

Neus dijo...

Pues fue estupendo que supiera rectificar, eso es porque valoraba su amistad y lo echaba de menos

Lao dijo...

Gracias por enteder NEUS