sábado, 14 de mayo de 2011

EXCLUIDOS

Hace un tiempo a la salida del banco me encontré con una de éstas personas que trabajan en el cirujeo con carro y caballo. Nos abrazamos espontáneamente porque hacía tiempo que no nos veíamos. Es que nos conocíamos bastante con el, su esposa y sus hijitos, y nos entendimos bien, a consecuencia del mutuo respeto. Inmediatamente me mostró con emoción las tarifas de la luz y del teléfono, expresándome así, como después de mucho trabajo, había logrado instalar.
Con insistencia me invitó a que los fuera a visitar para que conociera la casa que habían mejorado, con constancia y sacrificio.

La emoción que tengo por ésto no la voy a saber expresar en estas líneas. El vínculo logrado mediante el habernos sabido conocer y aprender uno del otro, ha sido importante y te diría que es así como se contribuye a la historia, entre otras cosas.



De estas personas se dice que estorban con su carro en el que circulan acompañados de sus hijos y en ocasiones por la esposa también.



El otro día vi a una abuelita que tiraba a pulmón de un carrito ayudada con mucho amor y entusiasmo por su nieta de unos doce años tal vez. Quedé conmovido al escucharlas hablar y ver como se trataban entre sí.



Vi también a un viejito, con el amor con que trataba a su caballo y la humildad con que recibía verdura y unos huesos con carne de un señor comerciante.



En realidad -reflexiono- cada uno ve las cosas de alrededor, según su predisposición interior.



Miro adentro mío....y descubro cuánto me falta crecer todavía.



Mis respetos para tantas personas que pasan desapercibidos por su humilde labor y que lo único que precisan es ser bien mirados y ocupar un lugar.......

17 comentarios:

maria cristina dijo...

Lao, es muy emotivo ver cómo se ocupa de mostrar y difundir estas cosas que muchos no vemos, apurados en nuestra vida diaria, gracias.

magu dijo...

DON LAO
Muy hermoso post
yo también tengo a mis ahijados por acá, mis cartoneritos, Juan Gabriel, Gustavo y Damián, siempre me dicen
DOÑA Ni tiene algo pa darme o qui le ajude (te juro que hablan asi), y siempre nos vemos y saludamos, el año pasado le dí mi viejo lavarropas a DAMIÁN, y siempre me dice: anda, anda bien.

De chica conocí a DOÑA CELINA, una señora que vivía en una tapera sola, con su perrito FIDEL, con una rama como bastón, sin luz, sin gas, sin agua, sin teléfono, a pleno campo, una histria triste, la mataron unos tomadores de casas, la golpearon a morir y se quedaron con su taperita, y no sé que fue del perrito. Igual, LAO, hoy, ese gran campo, ya forma parte de un barrio cerrado (como tantos) de casas lujosas, en la calle LA PISTA, en INGENIERO MASCHWITZ. pero guardo a CELINA, al perrito y a su vaquita en mi, porque quizás yo sea ellos ahora.

te dejo el link del cuentito
y abajo te dejo el link de los caballos (te reugo que lo mires, gracias)

http://proyectocaballoslibres.blogspot.com/

http://lacajitadelasrimas.blogspot.com/2009/09/rimas-y-relatos-3ra-semana-de.html

(está abajo, como segundo o tercer cuetno), saludos a ambos

geminis dijo...

hola como estas, hay un premio para ti en mi blog, que tengas buena semana.
besitoss

Gla dijo...

Me pasó ayer que en una esquina yo parada con mi auto en un semáforo en rojo, vi bajar del cordón de la vereda contraria un viejito en silla de ruedas. Con mucha dificultad logró llegar haste el auto que estaba a la par. En ese momento él me mira y justo dan el verde por lo que debo arrancar. Estuve todo el día con su mirada en mi cabeza. Esa tristeza me contagió de tal manera, que aún tengo el billete que había preparado para darle. Mañana sin falta pasaré a ver si lo encuentro y finalmente darle al menos una mano.

magu dijo...

LAO
Si se arma debate, jaja, hagámoslo, por el tema de los caballitos. Ayer ví a un cartonero en tropezón, donde está la clínica de mi hermanita, que llevaba al caballo con el sulki o carro de cuatro ruedas, y arriba una cama, un bolsón lleno de botellas, y diez mil cachivaches más, ¡es mucho peso¡. el hombre de campo no hace eso, sabe equilibrar el peso, cuida a su caballo justamente para que no se lastime la columna.
bueno, y sobre EXCLUIDOS Y RECICLAJE

LAO si esta sociedad no fuera consumista, nadie estaría excluido, todos viviríamos bien. el tema, por ejemplo, es que nadie sabe decir a donde se puedn llevar las botellas descartables para reciclar, o como se reciclan. si los cartoneros también pudieran cambiar las botellas en más lugares (más difusión), también, todo lo de nylon por ej yo junto las bolsas rotas de nylon y estoy cosiendo burletes para las puertas. La cuestión es compartir más, consumir menos, producir menos, reciclar más, bue, saludos

Laura Babyaczuk dijo...

Hola Lao, es muy emotivo tu relato... pero hay otro tipo de "cartoneritos" que utilizan a los caballos como vehículos descartables, que los maltratan, los subalimentan, los degradan diciendo cuando los castigan que "ellos no sufren" (doy fe). Con mucho dolor te invito a recorrer mi blog http://proyectocaballoslibres.blogspot.com y veas la otra realidad. Es a ésa a la que tratamos de combatir. El ser pobre no da derecho a ser cruel con los animales. Un abrazo. Laura

Vaeneria dijo...

Muy hermoso y real, me gustó mucho y me hizo pensar más aún.
Gracias, Lao :)

magu dijo...

DON LAO
Me siento obligada a poner la opinión de LAURA, La rescatadora de caballos maltratados (blog PROYECTO CABALLOS LIBRES), sobre el maltrato a los mismos, opino igual, veo día a día el maltrato
bueno, te lo dejo
el post se llama MURIÓ PAMPERO del blog PROYECTO CABALLOS LIBRES
va

...alimentado y cargado para trabajar cartoneando, falleció el viernes a la noche. cubrir los gastos de la operación para cauterizar el tumor de años que tenía Pampero, provocado por el alambre. Pampero nunca podría galopar, . Pancho y Pampero eran dos de los cientos de caballos que son utilizados para trabajar todos los días tirando de carros, por los cartoneros. Exhaustos, llevando demasiada carga, descuidados, enfermos, sin herraduras, cuando “no pueden trabajar más” (sic), son llevados a algún lugar, para dejarlos morir, en el mejor de los casos. Los vemos muchísimas veces en Capital y en Provincia y nos deja un gusto amargo, sobre todo verlos doblados por la carga excesiva que llevan encima. Los dos eran muy viejitos y se fueron en menos de un mes y rápidamente. Casi todos los caballos que rescatamos con enorme esfuerzo estaban en esta situación -créanme que cargar un caballo enfermo, hacerle curaciones y alimentarlo para que esté sano no es tarea fácil y hay fotos acá que lo atestiguan. En una ocasión en la que visité Paraíso para ver a mi “ahijado” (el ternero Domingo), pregunté si algún día iban a montar o dejar montar a los caballos. La contestación de Armando fue clara: “Estos caballos no laburan más. Van a hacer lo que quieran ellos”. Una decisión que lo dice todo. Pocos animales son tan dulces y nobles como los caballos. “El hombre ha hecho de la Tierra un infierno para los animales” dijo Schopenhauer y creo que es cierto. Una frase brutal, pero absolutamente acertada. No voy a expedirme personalmente sobre los cartoneros, ya que también la pobreza y la situación social es tremenda y no vamos a entrar en discusiones bizantinas acerca de qué o quiénes son más importantes. Todos aquellos seres que padecen maltrato o tortura merecen atención y defensa. Todos son importantes. Y también todos los días hay gente (debería haber más) que se ocupa en defender a unos y a otros. Me enteré con cierto alivio (aunque fue una situación difícil de ver y no debería ser el modo), que hace un tiempo atrás (hay muchas menciones al tema en Google y muchos otros casos documentados por diarios nacionales y regionales), un caballo murió en plena calle, exhausto, ante la mirada impasible del que lo azuzaba con la carga a cuestas; los vecinos, ya hartos de ver este tipo de situaciones, lo agredieron e incendiaron el carro en plena calle. Pueden ver las imágenes que se adjunta al pie de esta nota y hablan más que cualquier artículo.
Podemos discutir interminablemente sobre el tema, pero consultando al Servicio de Información Legislativa tanto de la Ciudad de Buenos Aires como el Nacional, encontré el Decreto/ordenanza 12867 que prohíbe específicamente la circulación de vehículos con tracción a sangre en la Capital Federal. Esta ordenanza fue derogada en favor de la Ley 2148 del 2006, Código de Seguridad y Transporte para la Ciudad Autónoma de Buenos Aires.

La ley 2148 está citada en el sitio de búsqueda de normas del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires:

http://proyectocaballoslibres.blogspot.com/2011/05/buenos-aires-argentina-murio-pampero-se.html

Lao dijo...

maría cristina. gracias por tu transparencia.

Lao dijo...

magu. Cada quien hace lo que puede o considera que debe. Conozco la realidad.

Lao dijo...

géminis. Gracias por esta demostración, ya estuve en tu blog. Muchas gracias.

Lao dijo...

Gla. a los que tienen conciencia suelen pasarle cosas como tu relato. Ya vendrán muchas ocasiones. Muchos saludos.

Lao dijo...

Laura. Habemos de todo en todos los ámbitos. Gracias por intentar recordarme algo que ya conozco. Saludos.

Lao dijo...

Vaeneria. Gracias, me da alegría tu visita y me gusta tu sensibilidad.

Neus dijo...

Y mi respeto para la persona que lo sabe apreciar también. Una gran lección, la verdad, gracias Lao.

Lao dijo...

Neus. Gracias por tus palabras....

Lao dijo...

Neus. Gracias por tus palabras....