domingo, 20 de febrero de 2011

COSECHA

En realidad siempre me gustó cultivar hortalizas y así viene siendo desde muy chico y durante toda la vida. En mayor o menor proporción, según el lugar que dispuse o las necesidades del momento. Ya que por asuntos de trabajo, hemos venido cambiando de casa varias veces.
En una ocasión por ejemplo, hice una minihuerta con cajones en una terraza; o en otro caso, una superquinta para cubrir necesidades al tener que invertir mucho dinero en la compra de la vivienda actual. Hasta que salimos de la parte grosa de la deuda; tuvimos de todo, sacamos cinco bolsas de zapallo anco -o calabacita- o por ejemplo, dos kilos de chauchas dia por medio y otras verduras.

Pero fijate ésto. Hubo un tiempo en que alquilábamos una casita que disponía de un pequeño espacio de terreno. En un jaulón criábamos de a cincuenta pollos que luego salíamos a vender con un viejo auto en distintos barrios. Adela, orgullosa con su panza del tercer hijo, los limpiaba en la pileta del patio.
En un costado de la casita, teníamos una huerta bastante completa. En ese entonces estaban los dos hijos mayores, que tendrían entre tres y cuatro años. A cada uno le asigné un cuadradito de tierra de unos cincuenta centímetros de superficie.Les dí un montoncito de semillas de rabanitos -o rábanos- que son llamativas por sus variados colores y germinan enseguida. Ellos las plantaron, cuidaron y llegaron a cosecharlos, obvio que uno los seguía de cerca en el proceso...



El otro día mi hijo, que hoy tiene treinta y cinco años me mostraba orgulloso, los zapallos que plantó en el campo donde está viviendo....

9 comentarios:

Caro Pé dijo...

que genial;)

Romina E. dijo...

Hay padres que lo niegan, pero los hijos SIEMPRE aprenden de los hechos y no de las palabras...
Me encanta las personas que se ocupan de las plantas, y mucho mejor aquellas q cultivan comestibls. Me toca estar viviendo en un dpto, sin verde no lo resistiría. La vegetación es una forma más de encarar la vida.
Cariños, espero que ande todo muy bien...

magu dijo...

LAO
Yo en cambio, adopto plantas abandonadas en la calle, y árbolitos que crecen entre las rajaduras de las veredas, los planto como bonsai
tengo una terraza pero me cuesta subir con calor o con frío, todo se cuida solo (pero está hermoso)
me da bronca cuando la gente tira a la calle las plantas con raíz,con maceta, con maldad, como si fueran cosas rotas, yo me las llevo todas a casa
hace seis años tiraron a la calle un árbol de granada con raíz y tdo
me lo llevé arrastrando a casa, cinco cuadras (más de dos metros)
lo serruche´, le corté las raices, le puse una maceta y creció en el cantero varios años, me lo mataron cuando intentaron robarse la maceta y le cortaron las raices que salían de ahi hasta el cantero.
llore mucho
ahora tengo tres arbolitos que encontré en macetas viejas y rotas
y están felices
bue
saludos LAO Y FAMILIA

Lao dijo...

Caro Pë. Muchas gracias!

Lao dijo...

Romina E. Me alegro que concuerdes, muchas gracias, muchos saludos

Lao dijo...

magu. Muchos saludos y gracias por ésto. De una raíz se puede sacar una planta........

magu dijo...

saludos LAO

Franki dijo...

¡magnifico! Quien algo siembra... algo recoge... Creo que es un refrán, pero seguro que algo quedaría de tus enseñanzas para que después de treinta años saliera la inquietud de plantar y recoger el fruto.
Por cierto ¿que son zapallos?
Un fuerte abrazo

Lao dijo...

Franki. Muchas gracias. Creo que los zapallos, en tu pais los llaman calabazas, después consulto un poco mas. UN ABRAZO