lunes, 20 de diciembre de 2010

PLANES

Don, Doña, se acercan las Navidades. Ah! sí! es cuando todo el mundo se sonríe y se saluda contento.
Todos están planificando la fiesta...que se comerá, quienes vendrán, a quien saludaré, que les regalaré.
Pero... ¿y hoy?¿ que estoy haciendo?...¿Como festejo estar vivo? ¿lo que veo a mi alrededor? ¿a quienes tengo?.
No sea cosa de que nos pasemos de planificazos y vivamos solo para mañana.
Las fiestas en realidad, ya lo he dicho antes, tienen un antes un durante y un después. Para mi manera de ver, lo que mas cuenta es lo que nos queda...el saldo que nos dejó...que no son precisamente fotografías...

Cierto , la Navidad es importante...¿Que es la Navidad?...¿Un misterio, una excusa para festejar, o una necesidad de superar diferencias y pasar buenos momentos que dejen un buen contenido, entre ellos, la mejora de los vínculos y poder mirarnos a los ojos sin nada que ocultar?

¿Que es precisamente la Navidad? ¿La rememoranza o la presencia efectiva de Jesús que vino a Revolucionar al mundo con nuevos mensajes que sacuden las telarañas de los pensamientos apoltronados y acomodaticios que son mas fáciles que poner algo de nosotros para mejorarnos efectivamente?

¿Que les daremos y que les diremos a los niños que no sean simplemente juguetes, cohetes y ruidos de matraca, que pasan con el tiempo?



En mi primer infancia volvíamos con mis padres y con mis hermanos bajo un cielo oscuro, por la calle de tierra...y pequeñas luces en las esquinas. El cielo se veía imponentemente oscuro y sembrado de estrellas y cometas que transportaban buenos deseos y tantas ilusiones. Veníamos de la Misa de Gallo,
que terminaba a la medianoche. Me acuerdo que, colmado de fantasía y festividad
buscaba escuchar cantar a los gallos que se respondían entre sí...me parecía que todo tenía que ver con todo. El tiempo sonaba eterno. Las ranitas transmitían melodía de fondo que sacudía mi entonces pequeño pero sensible corazón. Nuestros pasos se iban acelerando a medida que llegábamos al portón de la casa, donde entrábamos corriendo para mirar los juguetes....¡era todo un júbilo! permanece en mi memoria...

El pesebre se armaba entre todos y era gran parte de la fiesta. Una de mis hermanitas aportaba su casita hecha con miga de pan o algo parecido. Todos queríamos participar. ¡todo era alegría en aquel entonces!

¿Que es la Navidad?

En ocasiones salíamos a la calle a cantar villancicos, la gente se conmovía. Eso entonces por algo será...



Por alguna razón nos apegamos a ciertos rituales. Actualmente en casa y desde hace años, armamos el pesebre y el arbolito, nos hacemos regalitos. y mi esposa Adela prepara el tradicional Pan Dulce; para lo cual trabaja un día entero, desde la madrugada hasta las primeras horas del otro día. Es porque entre otras cosas, este pan lleva un proceso, que, por la levadura, hay que darle su tiempo de fermentación...
No requiere lujo. Para la cena se arma la mesa donde se come algo rico. A la medianoche se abren los regalitos, se brinda y se comen turrones, pan dulce, nueces y cosas parecidas...
Por alguna razón nuestros hijos quedan tan contentos...

No tiene que haber nada exagerado u ornamentoso. Todo tiene que ser sencillo como es la esencia de la vida y de los mejores recuerdos...que permanecerán con el tiempo...aunque no haya fotos...



Veníamos caminando hacia la casa por la noche. Contábamos estrellas y escuchábamos los gallos...

6 comentarios:

Vaeneria dijo...

Lao, me encantó ésta reflexión.
Realmente algunas veces nos dejamos obnubilar por todo el boom comercial que se asocia con la Navidad y nos olvidamos de lo que significa realmente. Es una noche para compartir en familia, con o sin regalos, con o sin mesas decoradas, con o sin esa enorme cantidad de comida que dura una semana entera. Puede celebrarse la Navidad en medio del campo y sería igual o más especial que siempre. Al menos será así mientras recordemos que Navidad es esperanza, afecto, familia, amigos, personas que no conocemos pero igual nos quieren,momentos de reflexión.
Muy felices fiestas, Lao!
Saludos :)

Lao dijo...

Vaeneria. Muchas gracias por haber venido. Me alegra tanto que me hayas entendido. En el escondido mundo del sin ruido deben haber muchos como nosotros que tal vez intuyan o sepan que la Navidad real no hace mucho bochinche. Gracias nuevamente y saludos especiales acompañados de buenos deseos para tu vida y realizaciones....Disculpá la demora pero "andamos un poco en profundas reflexiones"

Neus dijo...

Y así debería ser. Me ha encantado poder sentir la esencia de la Navidad. Gracias por hacernos partícipes de su experiencia.

Franki dijo...

Lao, te leo y me veo en tus escritos. No es que fuera igual para mi, pero si, que el recuerdo me hace ver lo que hemos cambiado y las nostalgias me entristecen porque pienso en como y de que manera ha cambiado mi mundo.
La verdad sobre la Navidad, creo que no la sabre nunca, pero si se que en esos días, los sentimientos se polarizan.
Un abrazo, amigo Lao

Lao dijo...

Neus. Muchas gracias por venir, me alegro un montón que te guste. Un beso.Perdón por la demora.

Lao dijo...

Franki. Me encanta tu frontal manera de opinar las cosas y con agudeza. Lo importante es que no se nos escape "la punta del hilo del barrilete" Un abrazo grande.Perdón por la tarndanza, estoy reenfocando.